El Papa recibió a Carlotto y a un despedido del INTI

El Papa Francisco volvió a mandar un mensaje para la política argentina al recibir en el Vaticano a uno de los delegados de los trabajadores del INTI, que es uno de los 250 despedidos del organismo como parte de la reestructuración del organismo que dispuso el Gobierno nacional.

El ex arzobispo de Buenos Aires también mantuvo una reunión privada con la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien luego aseguró que el pontífice está "preocupado por Argentina" y por la violencia en México.

"Lo encontré bien, muy ocupado y muy preocupado también. Hablamos de temas como las violaciones a los derechos humanos. Está preocupado por lo que está pasando en México es insólito, tanta muerte. Contó que mataron a dos sacerdotes" relató la dirigente en una conferencia de prensa. "Hablamos de Argentina. También está preocupado por Argentina", agregó.

Luego, en una entrevista con Radio La Red, Carlotto afirmó que Francisco "está enterado de los despidos y las cosas que pasan" en Argentina. "Lógicamente sabe muy bien que estamos teniendo serios problemas con la pobreza, que se está profundizando; con la deuda externa y muchas cosas más. Está enterado y preocupado", declaró.

El encuentro con Carlotto, desarrollado en el Palacio Apostólico, duro unos 20 minutos y tuvo como tema central un nuevo pedido de las Abuelas para que la Iglesia "coopere con todos los archivos" disponibles relacionados con la última dictadura.

Por otro lado, el Papa tuvo ayer una foto con un tono bien político. Francisco saludó al delegado del INTI, Néstor Escudero, quien viajó a participar de un encuentro de la Red Libera, que nuclea a organizaciones antimafia.

La foto con Escudero se da en el marco del conflicto en el organismo, que padece ocupado por los trabajadores en rechazo a los 250 despedidos. Escudero es uno de ellos y ya se había reunido con Marcelo Sánchez Sorondo, mano derecha del Papa en temas políticos.

"Cuando Francisco me vio, inmediatamente se acordó de nosotros, que venimos trabajando desde las organizaciones antitrata para terminar con el trabajo esclavo y nos invitó a que nos acercáramos llamándonos cariñosamente 'los troscos de Dios' para brindarnos su apoyo en este momento que estamos pasando", contó Escudero a Ámbito.

Las fotos políticas del Papa ya son habituales y suelen tener como destinatario al gobierno de Macri, con quien tuvo un frío intercambio epistolar en su reciente visita a Chile. A fines de 2017, Francisco recibió en un encuentro privado a la familia de Santiago Maldonado, el joven muerto en Chubut durante un operativo de Gendarmería; y en un encuentro con un periodista advirtió que "era hora" que los argentinos "empiecen a preocuparse" por la libertad de expresión en el país.

Temas en esta nota: