En una visita a Pinamar, María Eugenia Vidal recorrió obras y compró regalos de Reyes

La gobernadora bonaerense llegó desde Chapadmalal. Recorrió el frente marítimo y compró ojotas con descuento para su familia.

Cuando su visita exprés por Pinamar llegaba a su fin, María Eugenia Vidal se bajó literalmente del protocolo. A bordo de una camioneta gris, la gobernadora bonaerense le preguntó al intendente local Martín Yeza (hoy es su cumpleaños) si la esperaba cinco minutos, pidió que frenaran, se bajó seguida por sus custodios y entró a un local de ojotas. "Vine a comprar los regalitos de Reyes", avisó a las vendedoras, quienes quedaron entre el tedio de una venta más y la sorpresa de tener enfrente a una figura pública. Diez minutos y varias selfies con veraneantes después, volvió al vehículo, hizo dos cuadras y bajó en una juguetería. Vidal trabaja mientras vive, o viceversa.

Yeza esperó siempre arriba de la camioneta. Cuando Vidal subió, él se enteró de que los regalos no eran por su cumple. En efecto, el mejor obsequio que recibió el joven jefe comunal de Pinamar fue la visita de la Gobernadora. Vidal viajó desde Chapadmalal, donde está junto a sus tres hijos desde hace una semana, a la localidad de Ostende, para conocer el nuevo Centro Integral de Seguridad (CIS) municipal. "Mientras miles de personas nos eligen para descansar, otros miles trabajamos para que se sientan cuidados. Por eso vine a pedirle a la gente que siga eligiendo la Costa: más turismo es más trabajo", fue poco de lo que dijo, casi en modo automático, Vidal frente a los periodistas que la esperaban en la puerta del CIS.

vidal2El recorrido de la Gobernadora siguió por Ostende, donde ensayaron el ya clásico timbreo y luego Yeza la llevó a pasear por el Frente Marítimo. En ese camino, la mandataria bonaerense no se bajó de la camioneta. Miró los paradores ecológicos y el mar planchado detrás de los vidrios polarizados. "Está quedando muy lindo todo con los nuevos paradores ecológicos, seguramente el 6 terminen las obras de Bunge y el mar y va a estar todo hermoso", comentó más tarde Vidal a Infobae.

El "descanso" de la Gobernadora se ve afectado por su trabajo. La semana pasada, visitó a los policías que llevan a cabo el Operativo Sol, fue hasta Balcarce para ver las obras en la ruta 29 y también estuvo en Santa Clara, y en Mar del Plata, en la presentación de las playas públicas. Según le contó a este medio, esta semana también visitará Necochea.

Pero por lo que se vio esta mañana en Pinamar, lo que más le importaba a Vidal era resolver la compra de regalos de Reyes. Por eso rompió el protocolo y entró a buscar ojotas. Se llevó de allí cuatro pares, dos de ellos en promoción, con 50% de descuento. En ese local pasó desapercibida durante unos 10 minutos, mientras la custodia ("somos menos de los que quisiéramos y más de los que imaginás", comentó una de las "sombras" de Vidal a Infobae) la esperaba en la puerta.

Pero los veraneantes al poco tiempo la identificaron. Ella se sacó fotos con algunos y luego se metió en una juguetería. "Mis tres hijos (tienen 10, 15 y 17) ya saben lo del misterio de Reyes, solo pido que no avisen que el regalo son ojotas", pidió a este medio, entre risas. Yeza la esperaba en la camioneta. El regalo de Vidal para sus 32 años no fue solo su visita. También ligó una remera blanca.

(Infobae: por Fernando Soriano)

Temas en esta nota: