Rodríguez Saá y una remontada histórica

En San Luis, el frente Unidad Justicialista logró revertir el resultado de las PASO, en las que había sacado 20 puntos menos que Avanzar y Cambiemos por San Luis, y consiguió un holgado triunfo por casi 10 por ciento, con lo que se alzó con dos de las tres senadurías en juego y también con dos de tres bancas de diputados.

La primera senaduría corresponde al exgobernador Adolfo Rodríguez Saá, que logró así renovar su banca en la Cámara alta.

Además, el justicialismo ganó las 9 intendencias que estaban en disputa y mantiene la mayoría en ambas cámaras provinciales, con lo que los Rodríguez Saá salvaron así su dominio local, que mantienen desde 1983.

Sólo en el departamento Junín, donde está la villa turística de Merlo, el resultado les fue adverso.

Sobre casi 92 por ciento de mesas escrutadas, el FUJ obtuvo 55,04 por ciento y Avanzar y Cambiemos por San Luis 43,35 en la categoría Senadores, y 54,63 contra 43,38 en la de Diputados.

Con estos resultados, fueron electos senadores nacionales, además de Adolfo Rodríguez Saá, Eugenia Catalfamo por el Frente Unidad Justicialista, y por Avanzar y Cambiemos por San Luis el exgobernador Claudio Poggi, quien es actualmente diputado nacional.

Poggi había sido elegido en 2015 por Compromiso Federal (el PJ sanluiseño) y luego hizo un bloque unipersonal, tras la pelea con los hermanos Rodríguez Saá, y le quedan dos años de mandato en la cámara baja.

Como diputados nacionales resultaron elector Karim Alume y Victoria Rosso, del Frente Unidad Justicialista, mientras que el diputado radical José Riccardo logra la reelección por Avanzar y Cambiemos por San Luis.

Poggi fue por la senaduría para traccionar la lista y se postuló para lograr una plataforma para su candidatura a gobernador en 2019, pero todavía le quedan dos años de mandato. Si asume como senador, el PJ local recuperaría esa banca, cuyo suplente es el actual intendente de Juana Koslay, Andrés Vallone, pero si no lo hace, lo hará la segunda en la lista de Avanzar y Cambiemos, Gabriela González Riollo, del PRO.

Desde temprano la sede del PJ se fue colmando de simpatizantes y los rostros habían cambiado por completo desde aquel 13 de agosto en que recibieron "una trompada directa", según reconoció anoche el gobernador Alberto Rodríguez Saá, quien con su hermano Adolfo, que se puso la campaña al hombro, fueron los únicos oradores.

"Tuvimos que leer un reglamento del boxeo. Dice que si te cuentan hasta 9 no estás nocaut, y los esperamos, trabajamos con amor y logramos este triunfo que legitima una política", dijo.

El mandatario sostuvo que "todos, menos nosotros, pensaban que era imposible. Esta noche 22 de octubre de 2017 va a quedar grabada en el pueblo de la provincia de San Luis".