Sorpresiva derrota de Menem en La Rioja

En uno de los resultados sorprendentes que dejó la jornada electoral, Cambiemos se impuso ayer en la provincia de La Rioja, donde el peronismo había ganado las primarias con una sólida ventaja superior a los 12 puntos, en medio de la polémica por la impugnación de la candidatura a senador de Carlos Menem.

Ayer, la Casa Rosada logró revertir el resultado y se impuso, aunque por un apretado margen, en las dos categorías legislativas que estaban en disputa.

El resultado más sorprendente fue la derrota de Menem a manos del radical Julio Martínez, en la disputa por los tres escaños para la Cámara alta que renueva La Rioja. Con casi el 99% de las mesas escrutadas, la boleta de Cambiemos-Frente Cívico Riojano se imponía por poco más de 5000 votos (48,06% a 45,33%).

La puja en la categoría para la Cámara de Diputados era más pareja, un virtual empate técnico. La Lista que lidera Julio Sahad se imponía por poco más de 2000 votos (44,76% a 44,08%) a la que encabezó Danilo Flores, hombre que responde al ex gobernador Luis Beder Herrera.

No obstante, al estar en disputa tan sólo dos bancas para la Cámara baja, tanto Cambiemos como el PJ se repartirán esos escaños.

Una primera explicación del resultado fue el cambio de dirección registrado por el electorado de la capital riojana, que sumó un importante caudal de votos a favor de las listas referenciadas con la Casa Rosada, como parte de una ola nacional de respaldo a la administración de Mauricio Macri.

Gran parte de este giro podría deberse a la empatía con el ex presidente, que en agosto último provocó en el electorado riojano la impugnación de la Cámara Nacional Electoral a la candidatura de Menem, dictada a escasos cinco días de las primarias.

Aquel fallo, finalmente revertido por la Justicia a instancias de la Corte Suprema de Justicia, le dio al Frente Justicialista Riojano, que lideran Beder Herrera y el gobernador Sergio Casas, un fuerte envión que les permitió sacar una luz de ventaja superior a los 11 puntos en agosto.

Si bien Menem no es candidato de su riñón, la derrota a manos de Cambiemos implicará un fuerte golpe para las aspiraciones de Casas de sentarse a la mesa de mandatarios peronistas que pretenden discutir la renovación del peronismo.

El golpe también es para Beder Herrera, que maneja el PJ riojano desde su banca de diputado desde que dejó la gobernación, en diciembre de 2015.

Además de Martínez, al Senado ingresará la también radical y actual diputada nacional Olga Brizuela y Doria, por la segunda banca que le corresponde a la mayoría.

A pesar de la derrota, Menem logró ayer renovar por segunda vez consecutiva su escaño en la Cámara alta, lo que le permitiría completar, en 2023, cuando concluirá su nuevo mandato, 18 años consecutivos en el Senado.

Temas en esta nota: