El Superior Tribunal de Justicia, en una causa con policías acusados de vejaciones, ratificó que la prescripción de la acción penal queda suspendida cuando los imputados son funcionarios públicos que cometieron los presuntos delitos en ejercicio de su función.