El juez interpretó que “nos encontramos frente a una persona agresiva, intolerante y desafiante que actúa como consecuencia de sus características, golpeando a su novia o compañera en el rostro por una discusión. Resuelve sus controversias por la fuerza y con seres humanos que no tienen su misma fortaleza”.