Fracking en el Atuel: “sospechábamos que están contaminando”

La Pampa ya pidió en la reunión de la Comisión Interprovincial del Atuel Inferior información sobre el fracking que hace Mendoza en la cuenca. “Nosotros queríamos la información que ellos se comprometieron a dárnosla para la reunión venidera porque justamente sospechábamos esto de la contaminación”, explicó el secretario de Recursos Hídricos de La Pampa, Javier Schlegel.

El secretario de Recursos Hídricos de La Pampa, Javier Schlegel dijo que tenían sospechas de Mendoza, al extraer petróleo por fracking en Malargüe, está contaminando el agua de la cuenca del río Atuel. Por eso, en la última reunión de la Comisión Interprovincial del Atuel Inferior pidieron informes sobre el fracking. 

“Nosotros ya pedimos en la última reunión de la CIAI la información respectiva. Justamente porque nos preocupaba la cuestión”, dijo Schlegel. Mendoza se comprometió a aportar datos en el próximo encuentro.

Como informó El Diario, una ONG ambientalista de Mendoza, Ecoleaks, dio a conocer un informe secreto del Departamento de Irrigación de Mendoza que confirma que la extracción de petróleo por fracking en Malargüe está contaminando el agua de la cuenca del río Atuel. Según el científico Esteban Servat, dos informes, uno perteneciente al Departamento General de Irrigación, y otro de la Universidad Nacional de Cuyo, están dando cuenta de que “los niveles de hidrocarburos en las napas de agua son de hasta cuatro veces mayor de lo permitido”, lo que confirma que el agua se ha contaminado por los 5 pozos petroleros, experimentales con la técnica del fracking.

Otra de las muestras, arrojó que la contaminación está 7 veces por encima del máximo permitido.

“Nosotros queríamos la información que ellos se comprometieron a dárnosla para la reunión venidera porque justamente sospechábamos esto de la contaminación”, explicó Schlegel.
Amplió que en base a ese informe de la ONG “el agua subterránea ya está afectada. Así que la reunión que viene tiene que presentar la información al respecto”.

En la CIAI, La Pampa llevó dos pedidos puntuales a la reunión: precisiones sobre el “fracking” que se haría con agua del Atuel, y un informe sobre las variaciones de caudal que ha experimentado el río en el último tiempo. “Obviamente hicimos estos pedidos con la premisa de que el manejo de la cuenca debe ser coordinador entre las dos provincias”, señaló el secretario pampeano.

Mendoza se comprometió a entregar la información solicitada para la próxima reunión. “Lo del fracking es algo que nos interesa mucho porque sabemos que esto es algo que afecta ambientalmente al agua que se usa para esto, y al conjunto de la cuenca”, definió el funcionario.

Informe

Según el científico Esteban Servat la situación es muy preocupante ya que si en esta fase experimental con 5 pozos utilizando la técnica del fracking ya hay contaminación de las aguas, cuánto más grande será la contaminación cuando se exploten los cientos de pozos de la cuenca. Servat aseguró que estos informes deben darse a conocer masivamente porque los hidrocarburos que se obtienen a partir del fracking son “peligrosos y cancerígenos”.

Además, denunció que desde el Gobierno mendocino “censuró” los informes y destacó que los estudios de Irrigación y la UNCuyo, “dan que tienen contaminación de hidrocarburos, habría que ver si Pía y Marcolini, que vienen traicionando al pueblo como no lo ha hecho nadie, estarían dispuestos a ir al Cerro Pencal a tomar se un vaso del agua que ellos dicen que no está contaminada”, dijo el científico y pidió la renuncia de estos funcionarios que no hacen nada y traicionan el mandato del pueblo que los puso en sus cargos.

“La napa se encuentra a 60 metros de profundidad y en cualquier momento pueden llegar hasta General Alvear”, dijo Servat y agregó que “esto va a llevar a nuestra desaparición, no va a quedar vida, hablamos de 1 año o 2 que esos hidrocarburos van a contaminar todo cuesta abajo de Malargüe.
La extracción por fracking en la provincia fue autorizada mediante un decreto por el gobernador Alfredo Cornejo. El mandatario decidió dar vía libre a este tipo de explotaciones petroleras, asegurando desde distintas carteras del gobierno que la técnica es segura, y que se realizarían los controles necesarios para evitar la contaminación.

La fracturación hidráulica o fracking es una técnica que permite extraer el llamado gas de esquisto, un tipo de hidrocarburo no convencional que se encuentra literalmente atrapado en capas de roca, a gran profundidad.
Luego de perforar hasta alcanzar la roca de esquisto, se inyectan a alta presión grandes cantidades de agua con aditivos químicos y arena para fracturar la roca y liberar el gas, metano. Cuando el gas comienza a fluir de regreso lo hace con parte del fluido inyectado a alta presión.

Temas en esta nota: