La comisión revisó las obras del Butaló y destacó la “celeridad”

Concejales y funcionarios recorrieron la zona de la calle Macachín.

La comisión de seguimiento de las obras del barrio Butaló comenzó su tarea. Recorrió las tareas que hace la empresa José Rubén Fernández e hizo un detallado informe de lo que se observó. Entre otras cuestiones, destacaron especialmente la “celeridad” que mostró la firma para dar respuesta a alguna situación puntual.

Tras las recorridas efectuadas por concejalas, concejales y asesores integrantes de la comisión de seguimiento de la obra se realizó un informe, fundamentalemente de la situación de la calle Macachín entre Unanue y Las Jarillas.

El 12 de abril, alrededor de las 14horas, se observó que en la calle Macachín y Unanue se había roto la carpeta asfáltica y hecho el pozo-zanja en su punto medio.

Al volver, dos horas más tarde, estaba colocado el caño cloacal y cerrada la zanja, en aproximadamente una longitud de 15-20 metros sobre la Macachín.

“Llamó la atención la celeridad en la realización de excavación, zanja, colocación de caño, compactación y llenado de la zanja”, dijeron los ediles.

frepam butalo 2

Al día siguiente concurrieron varios integrantes de la comisión a la calle Macachín y Las Jarillas. “Al llegar observamos la salida de líquido cloacal de manera importante desde la cámara ubicada en esa esquina, hacia la zanja donde se trabajaba”, precisó el informe que hizo público el concejal Félix Villatoro.

También en ese momento se observó que a unos 15 metros de esa esquina la retroexcavadora iba rompiendo un caño viejo, aparentemente de asbesto cemento. Salía de esa zanja un chorro de agua. T

ambién se observó que la zanja estaba totalmente seca, “salvo por los líquidos cloacales que estamos relatando”. En la visita tampoco se vieron caños blancos de PVC.

A los pocos minutos de llegada la comisión, arribó el empresario Rubén Fernández con vejigas y una fue colocada inmediatamente en la boca de Macachín y Las Jarillas.

Aproximadamente una hora más tarde llegó el camión desobstructor de DAGSA y comenzó a prestar tareas en la misma boca donde se había colocado la vejiga de Macachín y Las Jarillas.

“En la tierra que se sacó para hacer el zanjón medio, se vieron desechos de caños de la cloaca original de la inauguración del barrio y tierra con trazas negras correspondientes a cloaca a tierra”, dice el informe.

Añade que en la esquina de Macachín y Unanue, donde el día anterior se había realizado la colocación del caño y el tapado del mismo, se observó la presencia de líquidos y hundimientos de tierra en la porción trabajada de esa esquina y la presencia dentro de la cámara cloacal de una botella de plástico cerrada con tapa naranja flotando.

Durante el tiempo de esta constatación transitaron vehículos, colectivos y camiones que oscilaban en el terreno trabajado y tapado el día anterior.

En las visitas de ambos días los miembros de la comisión no encontraron en las inmediaciones montículos de tosca - piedras para constituir la cama de arena. Tampoco se vio que se haya hecho cama de arena en la zanja expuesta, como así tampoco se vieron máquinas compactadoras en la zona de trabajo, indicó el informe.

Participaron de esas recorridas el presidente de la comisión especial, Villatoro; el secretario de Gobierno, Fernando Pina, y otros concejales y concejalas como Claudia Giorgis, María Celia Ibarguren, Miguel Bravo; el asesor del concejal Roberto Torres, Daniel García; el director de Asuntos Vecinales, Francisco Romano y un equipo de asesores.

Temas en esta nota: