Colocan tecnología LED: prometen ahorro y otras bondades

La Municipalidad de Santa Rosa es una de las beneficiarias del negocio que hicieron las empresas de las familias Macri y Peña. Como en numerosos municipios del país, reemplazarán las luminarias públicas callejeras.

La Municipalidad de Santa Rosa dedicó tiempo y energías a propagandizar las bondades de los artectos de tecnología LED que se instalarán en la ciudad. Durante una ronda informativa en el Concejo Deliberante, la gestión de Leandro Altolaguirre aseguró que esa modificación permitirá ahorrar y enumeró otros beneficios.

La Municipalidad de la capital pampeana quedó alcanzada por el plan nacional de colocación de esas luminarias. Esa gestión disparó sospechas de corrupción, cuando se descubrió que dos empresas ligadas a las familias del presidente Mauricio Macri y del jefe de Gabinete, Marcos Peña, se alzaron con los contratos para reemplazar las luminarias públicas callejeras por artefactos LED que consumen menos electricidad.

Los contratos son financiados por la Nación mediante el Plan de Alumbrado Eficiente (PLAE), para el cual el Ministerio de Energía ya desembolsó 503 millones de pesos y al cual prevé destinar otros 500 millones en los próximos meses. Las compañías en cuestión, General Lighting Systems (GLS) y Philco, se impusieron en las licitaciones: ofrecen luminarias importadas de China, más baratas que las de producción local. Aunque según los fabricantes argentinos, las lámparas importadas no cumplen con los requisitos técnicos que había fijado inicialmente la cartera que conduce Juan José Aranguren.

General Lighting Systems (GLS) es la continuadora de GE Consumer & Industrial Argentina, una división de la estadounidense General Electric. Alejandro Jaime Braun Peña, primo segundo del jefe de Gabinete, compró la empresa el 27 de marzo del año pasado asociado a la firma Peter Cremer Holding GmbH & Co, con sede en Hamburgo, según las actas de directorio presentadas ante la Inspección General de Justicia (IGJ), que difundió el periódico BAE Negocios.

Philco fue durante décadas la nave insignia de los Blanco Villegas, la familia materna del Presidente. Su tío, Jorge Blanco Villegas, fallecido en 2011, trajo la marca al país en los años 60 y fue pionero en usufructuar los beneficios de producir en Tierra del Fuego. Durante la dictadura, la apertura importadora lo llevó a acumular deudas por más de 180 millones de dólares que terminó por asumir el Estado en 1982 mediante seguros de cambio. Así logró transitar los años 80 y 90 hasta que en 1997, otra vez ahogado por deudas, debió vender la mayoría del paquete accionario a la coreana Daewo. Pero Blanco Villegas, hermano de la madre de Macri, mantuvo una porción minoritaria de las acciones. Las productos Philco volvieron a producirse en 2004 en las plantas fueguinas de Newsan, que en octubre del año pasado anunció la compra de la marca.

El informe local

En el salón del Concejo Deliberante se hizo la segunda conferencia de un ciclo de charlas propuestas desde la Secretaría de Obras Públicas de la Municipalidad, con la idea de informar a la comunidad en general y representantes de distintas entidades intermediassobre la marcha o avances referidos a la gestión de una serie de proyectos de obra pública gestionadas desde la comuna.

En ese marco, el temario del encuentro estuvo centrado en 3 proyectos: Nuevo Plan de Alumbrado Eficiente (recambio de luminarias actuales por artefactos de Tecnología Led); Nuevas Instalaciones para la Escuela de Cerámica Municipal, y la Apertura de Calles en terrenos del Ex Molino Werner.

Estuvieron presentes el viceintendente municipal, Jorge Domínguez, el secretario de Obras, Servicios Públicos y Planeamiento Urbano, Pablo de Dios Herrero, el director general de Obras Públicas, Claudio García, los concejales Félix Villatoro, Claudia Giorgis y María Celia Ibarguren, y demás funcionarios municipales.

El arquitecto Mariano Fernández Zorrilla se explayó sobre el proyecto de recambio de las antiguas luminarias alógenas por nuevas luces Led en un sector importante de la ciudad.

En ese contexto señaló que se trata de una obra que “tiene como principal objetivo el ahorro energético” y la posibilidad de “renovar el alumbrado público” tanto en la estructura de las luminarias, como en la forma de alumbrar y percibir los espacios.

Según dijo, el proyecto posibilitará una reducción aproximada del 40% de energía en KW con respecto a los equipos de iluminación de sodio y halógenas, contemplando además una vida útil 4 veces mayor a las actuales.

Sostuvo además, que el recambio se realizará en varias etapas. La primera corresponde al recambio de unas 500 luminarias, emplazadas mayormente en la zona centro de la ciudad, en un sector delimitado por las Avenidas Luro, España y Uruguay, y las calles Caminito, Alvear, Alsina, El Fortín y Falucho.

Entre otros detalles, mencionó que las nuevas luminarias a instalar emitirán una luz más blanca, que es más agradable y nítida a la vista, en comparación con la tradicional luz amarilla de los antiguos artefactos.

Una “reactivación” del Molino

Los funcionarios del Ejecutivo municipal mostraron confianza en lo que denominaron una “reactivación” de la zona del exMolino Werner, primero con la instalación de la Escuela Municipal de Cerámica y luego con la apertura de calles.

En el encuentro que hubo en el Concejo Deliberante, hizo uso de la palabra el director de Vialidad y Logística Municipal, Leandro Altamirano, quien se refirió al proyecto de readecuación de la planta Baja del antiguo Galpón N° 1 del Molino Werner, para adaptarlo a los requerimientos edilicios de la Escuela Municipal de Cerámica.

Entre otros detalles, el funcionario detalló que el programa de arquitectura de la obra prevé la adecuación de: 4 aulas taller, 1 sala de reuniones, 1 dirección, 1 hall de exposiciones, 1 sala de cerámica, 1 sala de tornos, 1 sala de hornos, 1 cocina, 1 oficina, baños generales, y 1 baño para personas con discapacidad.

También expresó que entre los principales objetivos del proyecto están los de lograr un espacio adaptado a las funciones de las aulas de la escuela de Cerámica, implementando cambios internos sin alterar el patrimonio arquitectónico que significa el antiguo Molino para la ciudad.

También sostuvo que con las readecuaciones y el nuevo uso a las instalaciones del Molino, se tratará de posibilitar “una reactivación del sector, con una mirada más inclusiva respecto del imaginario social del mismo, tomando en cuenta que se encuentra marginado y abandonado, con muestras de importante deterioro”.

Apertura de calles

Se expusieron detalles del proyecto de apertura de calles sobre los terrenos del Ferrocarril y del Ex Molino Werner, contemplados en la ordenanza 3466/06 que ya había sido aprobada por el Concejo Deliberante.

En ese contexto, la obra contempla la apertura de tres cruces ferroviales de uso público, incorporando señalización activa entre el sector de vías comprendido por la Estación Santa Rosa y Estación Toay (Ramal Catriló-Toay), sirviendo a la continuidad de las calles Manuel Quintana, Chaco, Centeno y General Alsina de la ciudad de Santa Rosa”, según obra en el articulado de dicha norma.

Entre los objetivos del proyecto, se mencionó que están los de: Mejorar la Accesibilidad hacia el Ex Molino Werner y el Parque Don Tomás; Brindar Mayor Desarrollo Económico y de inversión en la zona; Generar Nuevos Frentistas con Acceso a Servicios de Agua Potable y Cloacas; y la Puesta en Valor del Sector, Promoviendo la Limpieza y Conservación de los terrenos linderos.

Temas en esta nota: