Denuncian por feroz golpiza a un joven

Julián Blanco (24 años) fue demorado e imputado por la golpiza que le dio a su novia en la madrugada del domingo. La joven relató que le golpeó la cabeza tres veces contra la puerta de una camioneta y se tuvo que tirar. Quedó inconsciente varias horas.

La víctima del ataque, Macarena Gordillo (20) se tiró de la camioneta y pidió ayuda en una casa del barrio Procrear. Fueron tan desagarradores los gritos que varios vecinos preguntaron en las redes lo que ocurrió. La joven fue hospitalizada.

Blanco -quien es hijo del sindicalista Daniel Blanco, ex secretario general de Luz y Fuerza Seccional Mercedes, actual dirigente nacional de ese gremio- fue demorado. Aceptó los hechos y la orden de restricción de acercamiento a Macarena Gordillo.

El fiscal Walter Martos explicó que la orden de restricción incluye el impedimento de acercamiento a 200 metros y de comunicación a través de medios electrónicos o de celulares. La causa está caratulada de “lesiones”.

El joven demorada tiene dos denuncias previas de violencia familiar que no avanzaron. Pero una vez que se conoció el caso en las redes sociales -se viralizó entre las usuarias santarroseñas-, una novia anterior reveló que también sufrió violencia de parte del joven. “Yo soy una de las pibas que no pudiste matar”, publicó una chica en Twitter.

El incidente se produjo dentro de una camioneta Saveiro polarizada propiedad del agresor, cerca de las 6 horas del domingo.

La reacción en las redes fue reclamando justicia y que los casos anteriores no queden impunes.

El ataque

La joven publicó en Twitter el incidente. “Me pegabas y me callé porque prometías cambiar. El sábado supe que nos ibas cambiar y que me ibas a matar, dijiste hacerlo”, afirmó Gordillo.

“Me subí confiada a tu camioneta, a la salida del boliche cuando te sacaron por hacer quilombo, mamado y dorgado”, lo acusó la víctima denunciante.

“Me dijiste puta barata por tener subida la pollera, me dijiste que te ibas a ir con otras minas, me ahorcaste, por gritar me pegaste, por haber fumado y no haber cumplido la ‘promesa’ me reventaste la cabeza tres veces contra la puerta ‘a vos te voy a matar hija de puta’. Y me pude tirar de la camioneta en el asfalto, con vidrios cortados”, relató.

Agregó: “grité, pero grité con el alma hecha pedazos. Hasta que una mujer me abrió su casa y respiré. Pero desperté en el Hospital. Mientras vos te estabas yendo a dormir y les decías a mis amigos que me habías dejado en casa”.

Macarena Gordillo dijo que “mientras vos estás libre, yo no me puedo ni mover. Mi padre vive angustiado, mi mamá preocupada, yo asustada, mis amigas atentas. Mientras vos estabas cagándote de risa, en el Hospital estaban rezando porque yo despierte”.

Temas en esta nota: