Aborto: “Estoy a favor de la despenalización”

La senadora Norma Durango dijo que “no estoy a favor del aborto” sino de “garantizar que las mujeres tengan libertad para decidir sobre su propio cuerpo”.

“Queremos que las mujeres no mueran ni sufran las consecuencias de los abortos clandestinos. Queremos que sea legal, libre, seguro y gratuito”, dijo este martes la senadora Norma Durango para exponer su postura sobre el aborto.

“Hace más de una década que las organizaciones feministas y de defensa de los derechos de las mujeres lleva adelante la Campaña Nacional por el aborto seguro, legal y gratuito, bajo un lema que contempla cada etapa para no llegar a situaciones extremas. A través de la consigna “Educación sexual para decidir, Anticonceptivos para no abortar y Aborto legal para no morir”, esto significa que si se cumple con este orden que no es otra cosa que educar y prevenir se evitarían los abortos. Lo que debemos conseguir entre todas y todos es que no falle la educación, ni la planificación responsable”, aseguró.

Durango afirmó: “Yo estoy a favor, no a favor del aborto, estoy a favor de la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo. No es un juego de palabras, es una postura política, es el entendimiento de lo colectivo por sobre lo personal. Como legisladora siento la obligación de escuchar las razones de los distintos sectores, y creo que los datos de la realidad no pueden soslayarse. Estoy a favor de la despenalización, ya lo he manifestado varias veces, pero eso no implica estar a favor del aborto, es estar a favor de garantizar que las mujeres tengan libertad de decidir sobre su propio cuerpo. Es garantizarles atención médica que evite la clandestinidad que las mata”.

Agregó que “independientemente de las opiniones personales, hay un derecho que va más allá de una. Hace falta la libertad para decidir, qué se cumpla con buenos e integrales programas de educación sexual y también políticas públicas de salud para proteger a quien lo decida. Allí es donde debe estar el Estado, no se puede más dejarlas libradas a su suerte, en un mercado clandestino de salud, que las pone en riesgo y las mata”.

“Hace años acompaño la lucha de agrupaciones feministas, agrupaciones mayoritariamente de mujeres que en mi provincia tomaron la posta hace años de apoyo y difusión de la campaña nacional por el aborto seguro, legal y gratuito. Es innegable que las mujeres siguen muriendo por abortos clandestinos, es innegable el alto número de secuelas incapacitantes que puede generar un aborto clandestino. Hay un gran “negocio”, esto es: hay un importante movimiento de dinero detrás del aborto clandestino”, comentó.

Argumento que “otra cifra que no debemos desconocer es que en la Argentina se practican más de 500.000 abortos cada año. Muere más de una mujer pobre por día por la clandestinidad del aborto y su realización en pésimas condiciones sanitarias. Esta discriminación social y sexista se acentúa cada vez más”.

“Como senadora siento que en este momento mi compromiso debe ser mayor, porque se ha instalado el debate en la sociedad, pero particularmente por mi responsabilidad como legisladora de la nación. Y no sólo despenalizando se evitan mujeres muertas, también haciendo cumplir programas de salud sexual y reproductiva – en eso mi provincia ha sido pionera – pero sabemos que hoy en Argentina las mujeres y los varones, van a los hospitales y no siempre encuentran preservativos u otros métodos anticonceptivos, que es la manera de planificar y prevenir embarazos no deseados y por consiguiente los abortos. Por eso digo que el rol en el Senado me hace asumir con gran responsabilidad el tratamiento de este tema, fundamentalmente dando lugar a la expresión, al debate, al intercambio”, finalizó la Senadora pampeana.

Temas en esta nota: