Bravo dejó el bloque FrePam y la decisión impacta en la gobernabilidad de Santa Rosa

El concejal Miguel Bravo presentó una nota en el Concejo Deliberante anunciando su alejamiento del bloque FrePam y la pertenencia al unipersonal Bloque Radical en Cambiemos.

Hubo sorpresa en el bloque por la decisión y en el círculo cercano del intendente santarroseño Leandro Altolaguirre.

El equilibrio político en el Concejo santarroseño es delicado. El oficialismo tiene seis concejales incluido a Bravo. Ahora si Bravo teje algún acuerdo con la oposición, puede castigar al oficialismo.

Bravo, desde fin del año pasado, expresó disidencias internas con algunos temas. Uno de los temas más controvertidos fue la situación que se generó en torno a la reapertura del local de La Recova: el edil fue uno de los que impulsó los intereses del empresario Corredera, aunque su criterio fue compartido por otros integrantes del bloque. Mientras Bravo pretendía la reapertura, el intendente Leandro Altolaguirre se recostó sobre el criterio del secretario de Hacienda Luis Evangelista para que las decisiones de la Municipalidad aguarden la definición del pleito judicial que envuelve al inmueble de La Recova.

En el círculo cercano de Leandro Altolaguirre la decisión de Bravo provocó sorpresa. “No nos comunicó nada. Ni a nosotros ni a Leandro. No dijo qué problema tiene ni que quiere. Está enojados con todos. Y salió con esto”, dijo una fuente cercana al jefe comunal. Esa misma fuente recordó. “Bravo es muy cercano a Leandro, amigo del ‘Poli’ (por Hipólito, hermano del intendente y uno de los armadores de ese espacio político). Fue uno de los seis locos que empezaron con la candidatura de Leandro cuando era un imposible”, remarcó. Y agregó un dato: “a Miguel lo conocemos como ‘El Loco’ Bravo. Así que es otro rasgo que conocíamos”, dijo esa fuente.

Un integrante del bloque del FrePam reveló que la decisión de Bravo de armar un bloque unipersonal “pone en jaque la gobernabilidad”. Consultado si la movida de la reestructuración de las comisiones (adoptaba la semana pasada que redujo a 7 los integrantes de cada una) apuntaba a aliviar el impacto de la salida del concejal radical, ese concejal le dijo a El Diario que “el verdadero poder está en la votación en el recinto”. Es decir que allí, el peor escenario del oficialismo es que Bravo se junte con la oposición para sumar 7 votos que bloquearían cualquier iniciativa del Ejecutivo o lo pondría en jaque con proyectos en su contra.

Ya ocurrió en el período anterior, cuando el concejal Mariano Salomón armó un bloque unipersonal después que votara la cesión de calle a favor del gobierno provincial en el terreno de Casa de Gobierno para la construcción del MEDASUR. Allí la cuña del peronismo hizo su trabajo. Ese edil fue permeable al interés del oficialismo (provincial y municipal, entonces) y desarmó la fortaleza opositora del FrePam.

Otro antecedente es el acuerdo que el peronista Juan Carlos Suárez tejió con el FrePam en el año 2005 para desplazar al viceintendente Sergio Draque de la presidencia cuando el peronismo tenia fuertes luchas internas. Con el voto del FrePam, Suárez se encaramó a la presidencia del Concejo Deliberante impactando en la gestión del intendente Néstor Alcala.

 

(Ampliaremos)

Temas en esta nota: