Marino, contra el aborto

El senador pampeano por la UCR dijo que pretende “igualdad de oportunidades”, pero sin embargo prefiere que se mantenga la actual condición que hace seguros los abortos de las clases acomodadas y pone en riesgo la vida de las mujeres pobres.

Marino confirmó lo que demuestran las estadísticas: la existencia de abortos clandestinos que se cobran por víctimas a mujeres vulnerables. Su preocupación parece ir por otro lado: pidió “eduación”.

Dijo que pretende “igualdad de oportunidades”, pero reconoce que en la actualidad las mujeres de clases altas o acomodadas pueden hacerse abortos con seguridad, mientras las más pobres padecen otra realidad. Lo que impulsa una legislación para un aborto legal, seguro y gratuito es justamente esa igualdad de oportunidades, de acuerdo al planteo de las organizaciones que impulsan esa modificación.

Marino dijo: “estoy en contra del aborto y a favor de una gran campaña de concientización, difusión, educación. No puede ser que se produzcan la cantidad de abortos clandestinos que se producen, y en las clases más vulnerables. El que tiene mayor poder adquisitivo busca seguridad y esto pasa por la prevención y la educación”.

“No hay base más sólida que la educación. También tenemos que poner el eje en la educación sexual”, añadió.

“Nadie va a abortar porque quiere. Fui uno de los impulsores, cuando se trató el tema de la violación, felizmente está contemplado que una mujer violada pueda abortar”, destacó.

Añadió que “lo hemos medido: si agarrás el sub 20, hay una muestra grande en La Pampa y hay un gran porcentaje que cree que la primera vez que se tiene una relación sexual no hay posibilidad de embarazo. Tenemos que hacer lo que se hace en otros lugares del mundo: dar igualdad de oportunidades”.

“Tanto se habla de que somos iguales, pero no tenemos las mismas oportunidades, muchachos... Porque se ha fracasado, no de ahora, de muchos años: la educación pública ha hecho muchas cosas y mi partido es de la educación pública. Pero tenemos que apostar a que sea de mayor calidad”, repitió ante la prensa.

Marino reiteró, entonces, que “lo que hay que hacer es educar. Hay un enorme negocio, se habla de 150 mil millones de pesos en el mercado negro. Es una locura. Tienen que trabajar las instituciones de la república. Sin educación no hay desarrollo”, completó.

Temas en esta nota: