Sequía: está en riesgo la cadena de pagos del agro

El fenómeno climático que afecta a La Pampa y también a otras jurisdicciones productivas, permiten estimar pérdidas de hasta 4.350 millones de dólares. Esa estimación la hizo CRA.

En el sector agropecuario ya no quedan dudas que la actual sequía que está afectando a las principales regiones productivas del país es de las peores en los últimos 70 años, comparable incluso con la registrada en 2009 que generó quebrantos masivos.

Los cálculos sobre los daños económicos que habrá en el agro están a la orden del día. Algunas entidades, como CRA, estiman que se perderá un total de u$s 4.350 millones, mientras que el Movimiento CREA proyectó las pérdidas en u$s 2.150 millones.

La sequía impacta en La Pampa, no en la misma medida que se sufrió años atrás, ni como otras provincias la padecen en la actualidad, pero es un problema real. En nuestra provincia las lluvias son erráticas y escasas.

Lo cierto es que en un informe para el portal especializado La Política On Line, la consultora Agritrend planteó que el Estado recaudará u$s 600 millones menos en concepto de retenciones y el ingreso de divisas caerá u$s 3.000 millones en funciones de las previsiones al inicio de la campaña.

En los últimos días empezaron a sonar alarmas sobre las quiebras que generará la falta de lluvias entre los productores. Dichas quiebras impactarán en la cadena de pagos del agro y, consecuentemente, en los pueblos del interior que viven del sector.

El primero en encender la mecha fue el consultor económico Salvador Di Stefano: "La cadena de negocios ligados al campo está en severos problemas, con muchos quebrantos. Los gobiernos provinciales verán caer sus recaudaciones", advirtió.

Y enseguida Di Stefano continuó: "Tenemos una desgracia climática y las cantidades cosechadas en el año 2018 serán mucho menores a la de los años anteriores. Esto implicaría que el PBI no puede crecer más del 2,5% anual con mucha suerte".

"Los productores no pagarán el Inmobiliario ya que primero tratarán de recomponer el capital de trabajo para volver a sembrar. Para la próxima campaña no hay un buen perfil de agua en los suelos y tampoco habrá buena calidad de semillas", concluyó.

También Federación Agraria (FAA) alertó por esta situación: "El endeudamiento de los productores con las cooperativas creció un 20% en un año y ya tenemos vendido el 85% de la cosecha, antes de levantarla, por falta de financiamiento y suba de costos".

La entidad que preside el santafesino Omar Príncipe volvió a reclamar que se actualice el Fondo de Emergencia Agropecuaria que está planchado en $ 500 millones desde 2009. "Hay que crear un Seguro Multirriesgo para compensar las pérdidas", señalaron. Una de las estimaciones más alarmantes del mercado es la que planteó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). La entidad rosarina proyectó la cosecha de soja en 46 millones toneladas y la de maíz en apenas 35 millones de toneladas.

Como sea, el mercado tomó nota del desastre productivo en nuestro país producto de la sequía. En Chicago (CBOT) la soja superó los u$s 380 por tonelada y va camino, tal como adelantó este medio, a los u$s 400 en línea con la menor cosecha argentina.

En la zona de Rosario (Up River), este martes la oferta de compra disponible por la soja fue de $ 6.200 por tonelada y u$s 290 por tonelada con entrega en mayo, al tiempo que en el Mercado a Término (Rofex) el contrato al mes cinco cerró a u$s 298 por tonelada.

Para tener una idea del impacto de la sequía, las lluvias en el trimestre noviembre/enero fueron entre 100 y hasta 300 milímetros menores a los índices normales generando condiciones "moderadas a extremadamente secas", según un reciente informe de CREA.

Por tal motivo, respecto a lo planificado al inicio de la campaña, se terminaron sembrando unas 150.000 hectáreas menos en todo el país, generando también un impacto negativo, por encarecimiento de costos, en la producción de carne y leche.

Temas en esta nota: