“Los abortos clandestinos son una industria”

El ministro de Salud Mario Kohan saludó el debate. Y comparó: “Si una mujer tiene recursos para un aborto seguro, nadie se entera. Si es una mujer en condición empobrecida, hace lo mismo y nos enteramos todos porque se termina internando en un hospital con abortos sépticos”.

El ministro de Salud de la provincia, Mario Kohan, saludó la posibilidad de que se discuta legislativamente el aborto legal, seguro y gratuito y advirtió que lo que más le preocupa frente a la problemática es que haya muertes por abortos clandestinos, que son una industria de mucho dinero”.

El funcionario advirtió sobre algunas posibles desviaciones de la discusión. Y señaló uno de los costados del tema que más debe tenerse en cuenta: “Si una mujer tiene recursos para un aborto seguro, nadie se entera. Si es una mujer en condición empobrecida, hace lo mismo y nos enteramos todos porque se termina internando en un hospital con abortos sépticos”, ejemplificó.

También afirmó que “la ley no va a obligar a que alguien aborte. Eso para mí gusto está fuera de la discusión”.

Sin embargo el funcionario, de alguna manera, respaldó a los profesionales que se niegan, especialmente en General Pico, a practicar abortos no punibles. Dijo que “los conflictos de conciencia están contemplados; no sé si con el nuevo debate que se abre se podrá cambiar, pero está contemplado en los considerandos de la Corte”, recordó.

Dijo que no habló con los médicos “en particular para saber si tienen o no objeción de conciencia”.

Kohan señaló que “el debate genera expectativa diferente en la comunidad, es lo más rescatable. No hay que rehuir de la discusión, es auspicioso que se abra el debate”, insistió.

Calculó que “vamos a escuchar de todo un poco, sí creo que no podemos negar la existencia del aborto clandestino, es como meter la cabeza bajo tierra como el avestruz. Si la solución va a ser una u otra, declararlo no punible o no, lo tiene que debatir el Parlamento”, remarcó.

Dijo que espero “que se escuchen posiciones científicas, sanitarias, desde ya morales, pero que no sea en la búsqueda de obtener ventajas, sino planteando las cosas con seriedad y responsabilidad. Lo tenemos que discutir. El aborto clandestino existe y se está discutiendo como si fuera un Boca-River, opinan artistas, algunas hablan de moralina, se mezclan muchas cuestiones”, lamentó.

Kohan dijo en declaraciones radiales que “lo que está vigente a partir del fallo de la Corte es amplio, es no punible cuando corre riesgo la vida de la madre, o cuando hay una violación, o cuando está en riesgo la salud según el planteo de la Organización Mundial de la Saludo, y eso es muy amplio, porque es el bienestar sico-socio-físico”.

Kohan insistió en que “a mi lo que me preocupa que haya muertes por abortos clandestinos, que son una industria de mucho dinero. Los números también son confusos porque son clandestinos y no se denuncian, pero hay unas 9.000 internaciones por esas situaciones”, señaló.

A criterio del ministro de Salud, “lo primero es reconocer el problema, discutirlo responsablemente, tomar decisiones en el ámbito de la salud”.

Temas en esta nota: