La Corte confirmó las condenas por el crimen de Villa Martita

El máximo tribunal del país declaró inadmisible un recurso extraordinario presentado por los imputados, y de esta manera confirmó las condenas a prisión perpetua de Carlos Luján Sosa, Gastón Nicolás Soria y Diego "Coco" López por la muerte de Griselda Fuentes Cabal, la pareja del empresario Eduardo Ros.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó las condenas a prisión perpetua de los tres acusados por el crimen de Griselda Fuentes Cabal, la pareja del empresario Eduardo Ros, ocurrido el 14 de mayo de 2014 en Villa Martita.

La resolución está fechada el pasado jueves 15 de febrero y tiene las firmas de la ministra Elena Highton de Nolasco y los ministros Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda.

Los magistrados declararon inadmisible el recurso extraordinario presentado por los imputados, y de esa manera confirmó las condenas contra Carlos Luján Sosa, Gastón Nicolás Soria y Diego Fernando "Coco" López.

fallo

Los tres fueron condenados en octubre de 2015 por el Tribunal de la Audiencia de Santa Rosa por el delito de homicidio doblemente calificado por ser por precio o promesa remuneratoria, y mediante la utilización de un arma de fuego, en perjuicio de Fuentes Cabal. También se les achacó el mismo delito, pero en grado de tentativa, en perjuicio de Ros, quien salvó su vida de milagro.

La Justicia determinó que López fue el autor material, Soria el cómplice -porque llevó a López al lugar del crimen- y Sosa el autor intelectual o instigador. Éste último fue quien contrató a Soria y a López.

Ese fallo ya había sido ratificado por la Sala B del Superior Tribunal de Justicia, conformada por los jueces Hugo Oscar Díaz y Fabricio Luis Losi, en noviembre de 2016, al rechazar los recursos de casación.

El hecho

Según se estableció, Sosa mantenía diferencias económicas con Ros y por eso mandó a matarlo. El crimen ocurrió el 14 de mayo de 2014, alrededor de las 22.30 horas, en la vivienda de la Avenida Illia 2.066.

Ros es el padre de Eduardo "El Chino" Ros, hoy prófugo de la Justicia tras ser condenado a 8 años de prisión por el abuso de una menor, un fallo que también fue en un todo ratificado por la Corte.

Los jueces dieron por establecido que Sosa, con quien Ros había compartido un negocio inmobiliario, ordenó matar al empresario (es dueño de la rotisería La Cocina) para lo cual se sirvió de Soria para que contacte a López, quien llevó adelante el hecho como autor material. López le pegó dos tiros a Ros en la cabeza pero milagrosamente sólo le ocasionó heridas graves, mientras que a Fuentes Cabal la ultimó de un disparo en la nuca.

En el primero de los disparos que impactó en la persona de Ros, “Coco” López utilizó para aminorar el ruido una papa como silenciador casero. López cobraría, luego de ejecutar el hecho, una suma de dinero de 30 mil pesos aproximadamente. A Soria le pagaron entre 15 mil y 20 mil pesos por el "trabajo".

López durante una de las audiencias del juicio arrojó una silla contra el fiscal y la querella. Ese incidente ocurrió mientras se escuchaba una grabación de su teléfono pinchado, durante una comunicación con su novia, donde admitía el crimen de la mujer y otro hecho similar más aunque no lo detallaba. El muchacho, años atrás, estuvo acusado por el crimen del despensero Oscar Sol en Santa Isabel pero fue absuelto por falta de pruebas.

 

Temas en esta nota: