Aragonés "buchón": “Su ideología no lo hace partícipe de un plan criminal”

La Cámara Federal de Bahía Blanca dejó a Carlos Aragonés a salvo de una acusación en el marco de la investigación por delitos de lesa humanidad, bajo el argumento de que “su pensar político no lo hacer partícipe de un plan criminal”.

Aragonés es acusado de haber sido un “buchón” que colaboró en el armado de “listas negras”. Los integrantes de esas nóminas fueron víctimas de delitos de lesa humanidad.

Aragonés es un histórico puntero y dirigente del PJ pampeano, aunque en los últimos tiempos se cambió de vereda y se volvió referente del macrismo en General Pico.

En el fallo, la Cámara recuerda que el juez de primera instancia -Luis Salas- indicó que no correspondía hacer lugar al llamado a indagatoria de Aragonés, por la presunta colaboración que éste habría prestado a las autoridades militares que a partir del 24 de marzo de 1976 detuvieron a ciudadanos de General Pico, entre ellos Raquel Angelina Barabaschi.

Basó su negativa en la “inexistencia de motivos suficientes” para sostener la imputación, puesto que las manifestaciones que el nombrado pudo hacer en medios periodísticos con relación a la detención de los estudiantes de la UTN­General Pico en diciembre de 1975, “eran la expresión de su pensar político que, por otra parte, no era desconocido en el medio si se tiene en cuenta su calidad de dirigente político y sindical públicamente conocido, pero ello no puede llevar sin más a considerarlo partícipe criminal en el plan sistemático de represión ilegal”.

“Más allá de los testimonios que expresan la sospecha de que el nombrado podría haber confeccionado las ‘listas negras de subversivos’ para entregarlas a las autoridades que usurparon el gobierno constitucional, ninguna prueba existe de que efectivamente así era, pudiendo además considerarse que a esa conclusión llegaran a partir de la ideología que expresamente profesaba el mencionado”, añade.

El fiscal, en su escrito de apelación, luego de expresar todos sus agravios, se aboca al análisis de los hechos investigados en causa no 31000246/2006 y considera que Aragonés “merece la oportunidad de defenderse” de los mismos, y así lo deja plasmado, solicitando en el petitorio que se haga lugar a lo solicitado en su escrito.

“Del escrito fiscal -señalan la Cámara- no surge el agravio concreto que habría producido la decisión adoptada”.

“En función de ello, y habiendo decido ­y fundado­ el juez de grado que no se encontraban reunidos los elementos necesarios para tener por construido el estado de sospecha que habilitara la citación de Aragonés a indagatoria (quien además ha declarado como testigo, con relación a los hechos de los que resultó víctima), respecto a lo que el fiscal ‘deja plasmado’ en su escrito, a esta Alzada no le corresponde emitir pronunciamiento”.

 

Temas en esta nota: