Nepotismo: Mac Allister defiende la permanencia de sus sobrinos en el Estado

Los parientes de “El Colo” podrían quedar a salvo de la renuncia si se interpreta que los hijos de “El Pato” y Marita no son parientes en “segundo grado”.

El líder del PRO en La Pampa interpreta que sus sobrinos no deben dejar el lugar que ocupan en el Estado Nacional. Carlos Javier Mac Allister argumenta que, como no es ministro, él y su familia quedan a salvo del decreto con el que Mauricio Macri intenta mejorar su imagen con una supuesta cruzada antinepotismo.
Además, considera que la normativa es para los funcionarios y no para otros agentes del Estado: Colo plantea que sus sobrinos no son funcionarios sino empleados y que por lo tanto “no hay incompatibilidad”.

En realidad, el decreto -que se conoció el miércoles- no hace referencia a puestos políticos, sino a cualquier otra actividad dependiente de organismos públicos. Tampoco es que se refiera a “incompatibilidades”: la normativa está seriamente cuestionada, incluso en su constitucionalidad.
Por eso mismo, más allá del impacto político del anuncio, es dudosa la aplicación final del decreto.

Segundo o tercer grado

Mac Allister dice que no es ministro, pero la norma alcanza también a “demás funcionarios con rango y jerarquía de ministro”. La Secretaría de Deportes es uno de esos organismos que dependen directamente de la Presidencia. Lo que sí podría poner a salvo la permanencia de los sobrinos es que no se los considere como parientes en “segundo grado”.

El decreto dice, textualmente: “Dispónese que no podrán efectuarse designaciones de personas, bajo cualquier modalidad, en todo el sector público nacional, que tengan algún vínculo de parentesco tanto en línea recta como en línea colateral hasta el segundo grado, con el presidente y vicepresidente de la Nación, jefe de Gabinete de Ministros, ministros y demás funcionarios con rango y jerarquía de ministro”.

Todos los casos en los que se aplique el artículo 1º deberán desvincularse antes del 28 de febrero.

Ese decreto, el 93/2018, está firmado por el presidente Mauricio Macri y por el jefe de Gabinete, Marcos Peña. La resolución aclara que “quedan incluidos el cónyuge y la unión convivencial” y excluye a “las personas designadas mediante procesos de selección por concurso público de antecedentes o que cuenten con estabilidad en el cargo”.

Ese último detalle -la “estabilidad en el cargo”- es la vía de escape que pueden encontrar algunos parientes incorporados en la presente gestión.

La sobrina de Mac Allister, Pamela Mac Allister (abogada y cantante), tiene trabajo en la SEDRONAR que comanda otro pampeano, Roberto Moro. Otro sobrino de Mac Allister también ingresó en el Estado nacional desde que la alianza Cambiemos se hizo cargo del Gobierno Nacional. Facundo Guaycochea -ingresó en el Centro de Alto Rendimiento Deportivo- es hijo de Marita Mac Allister, otra parienta que tiene cargo público, aunque en ese caso en la Provincia: es la presidenta del Tribunal de Cuentas.

Entre los parentescos que han trascendido de funcionarios nacionales en La Pampa también está el caso de Moro, cuyo cargo también tiene rango ministerial: su hijo Mariano trabaja en la oficina local del Registro Nacional de las Personas.

Podría decirse que fue un caso de nepotismo cruzado: Moro hizo entrar a la parienta de “El Colo” y “El Colo” le hizo un lugar al hijo de Moro en uno de los organismos locales donde tiene poder de decisión.

Temas en esta nota: