Agua en las calles: la CPE cruzó a la Municipalidad

La Cooperativa Popular de Electricidad salió al cruce de los funcionarios de la Municipalidad de Santa Rosa, que pretendieron deslindar responsabilidades por el estado de las calles céntricas acusando a la entidad solidaria.

La gestión del intendente Leandro Altolaguirre dijo que la entidad solidaria vertía líquidos desde las subestaciones subterráneas hacia las arterias, dejándolas en mal estado. La CPE respondió que la situación la excede y advirtió que en realidad lo que ocurre es lo contrario: debe trabajar a destajo para evitar problemas en las subestaciones.

“No somos responsables”

En un comunicado de prensa, la CPE aclaró “a la población” que la situación que ha originado actas municipales de infracción por vertido de líquidos a la vía pública, “excede la responsabilidad de esta Cooperativa”.

“Esta entidad -dijeron desde la entidad responsable- no es responsable del grave problema de las altas napas de agua en algunos sectores de la ciudad”.

La CPE advirtió que “por el contrario, las subestaciones transformadoras subterráneas están sufriendo las consecuencias de dicha situación. Podrá explicarse con razones múltiples, todas ellas atendibles y ciertas o no, pero lo concreto es que el nivel de agua es extremadamente alto en algunos lugares lo que provoca el ingreso de líquido a las subestaciones bajo nivel”.

Subestacion inundada cpe 2

“Este ingreso de agua -advirtió la CPE- pone en riesgo el suministro eléctrico en razón de que las subestaciones alojan transformadores y celdas de maniobra, vitales para la normal distribución de energía”.

Controles de rutina

Estas subestaciones cuentan con bombas de achique para el eventual ingreso de agua por precipitaciones, por lo cual son controladas periódicamente para garantizar su correcto y seguro funcionamiento. En la actualidad se realizan tres rutinas semanales de control cuando lo normal serían dos por año, informó la entidad.

En algunas subestaciones los sistemas de bombeo están trabajando de manera continua, lo que exige un recambio de bombas por rotura con una frecuencia inusual, además del molesto vertido en la vía pública. La CPE aseveró que ha hecho “las obras necesarias para mantener operables las subestaciones pero la situación de exceso hídrico, con aguas altamente corrosivas, ha obligado a efectuar tareas de remediación no habituales”.

Además, el exceso de agua “demanda su evacuación al sistema de cloacas”, tarea que no es de sencilla resolución y, aunque también supera la responsabilidad de la Cooperativa, “estamos abocados a resolver”. “Algunas de esas tareas han sido ejecutadas conjuntamente con personal de la Municipalidad, con resultados diversos. Quedan por resolver algunas situaciones críticas, para lo cual técnicos y operarios de la CPE están en plena tarea”, completó la cooperativa.

 

Temas en esta nota: