Juntan firmas en rechazo del recorte de licencias

La Asociación de Trabajadores del Estado motorizó una juntada de firmas para rechazar los cambios que se hicieron en la ley de presupuesto y que implican un recorte en las licencias de trabajadores y trabajadoras. Se trata de dos artículos puntuales que fueron modificados en ese marco: el 27 y el 28.

Esa normativa -que entró en vigencia el pasado 1 de enero- establece que los empleados públicos provinciales que se enfermen, pasen carpeta médica o tengan un accidente de trabajo perderán días de vacaciones en forma proporcional al tiempo que no asistan a sus puestos laborales.

La secretaria adjunta de ATE, Roxana Rechimont, consideró que se trata de “un retroceso violatorio a los derechos de los trabajadores”.

Consideró además que es “lamentable” que “no se dio el debate como se tendría que haber dado o las razones de la modificación”.

Otros gremios ya hicieron conocer su resistencia, en algunos casos formal y públicamente, en otros de manera informal.

Por ejemplo, el Sindicato de Trabajadores de Salud Pública (SITRASAP) exigió al Gobierno Provincial la derogación del artículo 28 de la ley de Presupuesto y denunció que se trata de un “avasallamiento de derechos laborales conquistados”.

Rechimont señaló que además los artículos “no está claros”, aunque a primera vista lo que parece es que la normativa “arremete contra todos los derechos de licencia, no habla si toca licencias por maternidad, o a la que se logró de manera especial por violencia de género. Dice que toda licencia por largo tratamiento o accidente de trabajo, descuenta vacaciones”, reprochó.

Desde ATE se dijo que la movida para cosechar firmas se hará “en consonancia con la Intersindical, como todo. Si no arroja un resultado positivo, que dé marcha atrás -eso es lo que pedimos- obviamente vamos a acudir a la justicia, es inconstitucional y queda claro que el gobierno repite a nuestro entender, deja un claro lineamiento con la reforma laboral”, anticipó.

Reacciones y negociaciones

El artículo 28 establece específicamente que “los períodos en que los agentes o funcionarios no presten servicios por hallarse en uso de licencia por afecciones o lesiones de largo tratamiento, accidente de trabajo o enfermedad profesional, motivados en actos de servicios, no generan derecho a licencia por descanso anual”.

“Cuando en el mismo año calendario el agente registre prestaciones efectivas de servicio, y licencias de las detalladas en el párrafo anterior, la licencia por descanso anual será proporcional al año trabajado, computándose la misma de conformidad con lo establecido por el artículo 121 de la Ley 643, sin perjuicio de lo que se resuelva en reuniones paritarias”, concluye ese artículo.

Tal como informó El Diario, días atrás el SITRASAP -mediante una nota que firman la secretaria general Mirta Viola y el secretario gremial Fernando Baigorria- le pidió al gobernador Carlos Verna que dé marcha atrás con esa normativa contenida en la Ley 3.056.

“El motivo de la solicitud es que, en dicho artículo, se vulneran derechos laborales conquistados con la lucha de los/as trabajadores/as, contando además el Estado Provincial con los equipos técnicos y administrativos correspondientes para un eficiente contralor que evite posible anomalías o excesos”, añaden desde el SiTraSaP.

Ni bien se presentó el proyecto del Ejecutivo, hubo algunas reacciones gremiales y negociaciones entre las partes. Al principio, el oficialismo prometió una suerte de marcha atrás, pero finalmente se dispuso que el tema se negocie en la paritaria.

Representantes de la Intersindical se reunieron con el subsecretario de Hacienda, Guido Bisterfeld, y el subsecretario de Trabajo, Marcelo Pedehontaá, para reclamar que el punto se aborde rápidamente en la mesa de negociación paritaria, en febrero.

Hay preocupación en sectores gremiales porque el artículo está vigente y tampoco hay garantías de que haya una marcha atrás. Los funcionarios justifican la decisión con el argumento de que, principalmente en la docencia y las filas policiales, hay “abusos” de carpetas médicas que desembocan más tarde en la liquidación de vacaciones no gozadas.

En el área de Salud hay enfermeros que permanecen con carpeta por largo tratamiento, enfermos de cáncer, que con esta modificación pierden el derecho de gozar o cobrar sus vacaciones.

Temas en esta nota: