Los chacareros de la FAA planean medidas de fuerza

Empieza a escucharse la queja de sectores del campo. Además del planteo de la Federación Agraria suena la queja de Coninagro y de CRA. Los grandes terratenientes y exportadores se benefician, pero pequeños y medianos vienen de mal en peor. El encuentro de la comisión directiva, con la presencia del pampeano Toselli, fue en Rosario.

Los chacareros que forman parte de la Federación Agraria Argentina se cansaron de “perder por goleada”. Por eso ya advierten al gobierno nacional que piensan en concretar medidas de fuerza.

Un encuentro en Rosario, donde tuvo importante participación el pampeano Ariel Toselli -vicepresidente de la entidad- puso en blanco sobre negro que el sector atraviesa un duro momento económico, por más que los grandes terratenientes resulten beneficiados de las políticas oficiales.

"El presidente Macri le dijo a los CEOs de las multinacionales en Davos que él corta el pasto para que ellos jueguen. Mientras tanto, los pequeños y medianos productores venimos perdiendo por goleada", sostuvo la entidad.

La Comisión Directiva de FAA decidió convocar para los meses de febrero y marzo a reuniones de las entidades de base con el objetivo de analizar los pasos a seguir ante la "difícil situación" de los productores agropecuarios.

Ya a fines del año pasado, Toselli había dicho que “después del cambio de gobierno hubo sectores que se beneficiaron, o se sacaron las retenciones o se bajaron. Hay sectores de la producción argentina que no se modificaron para nada y se agrava un poco más”.

“No tenemos las espaldas financieras para abordar o esperar mejores precios, o mejores mercados”, dijo entonces.

"El nivel de endeudamiento de chacareros con las cooperativas creció un 20% en un año con tasas de interés altísimas y el 85% de la actual campaña de soja ya vendida por parte de los pequeños productores", señaló la entidad que preside Omar Príncipe.

FAA también remarcó la pérdida de rendimientos por la sequía que se está registrando en las principales zonas productivas del centro del país; la desaparición de tamberos que se dio el año pasado y la caída constante en las exportaciones de lácteos.

"En economías regionales, podemos mencionar los casos de productores que venden la ciruela o el damasco a $ 2 el kilo, muy por debajo de los costos para producir, o la crisis de la actividad azucarera, que llevó al cierre del ingenio San Isidro", agregó FAA.

La entidad se quejó por el reciente aumento en los combustibles en plena época de cosecha gruesa. Se solicitó al Gobierno que implemente una serie de mecanismos para acceder al gasoil con precio especial para los productores.

"Hace tiempo venimos pidiendo políticas públicas diferenciadas con estímulos que reconozcan región y escala para poner equilibrio en una economía cada vez más concentrada", dijo la comisión.

En la reunión también se analizó la reforma tributaria aprobada en diciembre pasado: "La carga impositiva era alta hasta ahora y lo que viene por delante es aún más difícil. Nos alejan del crédito cuando suben los costos y abren las importaciones", dijeron.

"En 2017 no se sancionó ni una ley a favor de los pequeños y medianos productores. Si este año vamos por el mismo camino, no se hará más que acelerar nuestra extinción y agravar la crisis del interior profundo", concluyó.

CRA y Coninagro

"Un productor de 200 hectáreas necesita realizar unos 270 trámites anuales entre permisos, certificaciones y demás obligaciones burocráticas", advirtió mientras tanto Confederaciones Rurales (CRA) mediante un comunicado de prensa.

"La falta de coordinación entre las diferentes áreas de Gobierno conlleva a una serie de distorsiones y complejidades que dificultan el normal desempeño del sector. Todo este trasfondo termina empujando a muchos productores a la informalidad", añadió CRA.

Por su parte, Coninagro sentó su posición sobre el déficit comercial que el año pasado fue récord al alcanzar los u$s 8500 millones. "El país no debería tener déficit porque es posible ampliar nuestra oferta y el mundo demanda nuestros productos", aseguró.

"Argentina tiene déficit comercial, no por falta de demanda, sino por las dificultades internas que enfrentan nuestras economías, como los altos costos y el precio de nuestra moneda, que erosionan nuestra competitividad", culminó la entidad cooperativa.

 

Temas en esta nota: