Engañó, abusó y golpeó a una mujer para insertarla en una red de trata

La víctima vivía en Buenos Aires y la trajo, engañada, a un motel de Realicó. Se había quedado sin trabajo y cayó tentada por una oferta falsa. Un caso paradigmático de las redes de trata que operan en el país.

Un bonaerense de 47 años, Gustavo Omar De los Santos, fue condenado a 5 años y 6 meses de prisión por el delito de captación, traslado y transporte con fines de explotación sexual, dentro del país y mediante engaño, violencia y amenazas, aprovechándose de la vulnerabilidad de la víctima. El caso es paradigmático de la forma en la que operan las redes de trata en el país.

El juez del Tribunal Oral Federal de Santa Rosa, Marcos Aguerrido (foto), firmó el fallo condenatorio el pasado 18 de diciembre. En realidad, convalidó el juicio abreviado que habían acordado y presentado la defensora oficial Laura Armagno y la fiscala Noemí Rodríguez de Ríos.

La sentencia llegó después de un largo derrotero judicial. Los hechos ocurrieron entre fines de agosto y el 1 de septiembre del año 2009. El condenado tiene 47 años, nació en Morón, es reincidente y vivía en General Rodríguez, en Buenos Aires. La víctima, una mujer, de nacionalidad boliviana, que fue captada y trasladada a un motel de Realicó.

Engañada y abusada

La causa se inició el 1 de septiembre de 2009, cuando una empleada del albergue transitorio “Motel El Jazmín” llamó a la Policía.
Dos agentes fueron hasta el lugar y se encontraron con una mujer, de nacionalidad boliviana, con un shock nervioso. Cuando pudo tranquilizarse, contó que había trabajado siete meses en un shopping de Moreno, hasta que se enteró de que el negocio cerraba sus puertas.

Un hombre, que se relacionaba con la supervisora de la empresa, a quien conocía como Gustavo Alarcón y le dijo que era juez federal, le ofreció trabajo de cadete en tribunales. La víctima declaró durante la causa que cuando ella trabajaba en el shopping ganaba $ 1.700. “Mi papá es discapacitado y soy madre soltera, alquilo, no tengo casa propia y mi nene es asmático. Me dijo que iba a ganar $ 3.000”, reveló.

Un día la pasó a buscar en auto para presentar su documentación. Pero en el camino recibió un llamado telefónico y enseguida le dijo a ella que antes iban a hacer un viaje, cerca, para solucionar un inconveniente.

Cuando pasaron por Luján, en la ruta, le dijo que faltaba poco. Sin embargo, se hizo de noche y entraron en La Pampa, donde ella desde una cabina le avisó a su hermana que se demoraba porque iban a hacer un trámite en una Fiscalía. En un momento entraron a un camino vecinal, entre campos, y De los Santos le dijo que quería ayudarla porque “no te puedo hacer esto”, ya que en realidad la estaba llevando a un lugar donde prostituían mujeres.

“Te voy a sacar de la provincia, pero antes vos tenés que hacer algo por mí”, le dijo. En ese momento la violó, después de pegarle una cachetada porque lloraba, desnudarla y amenazarla con un arma. Luego la llevó hasta el motel, donde le tiró de los pelos y le dio golpes de puño en la cabeza cuando se resistió y pudo escaparse.

Falsa identidad

El Juzgado de Instrucción Nº 5 de Pico asumió la investigación del caso, pero no pudo dar con el paradero del acusado. Dos años después, el 18 de enero de 2011, la víctima se presentó en la Comisaría 1º de Moreno, en Buenos Aires, porque había visto en un programa de televisión a una menor de General Rodríguez que denunciaba que un tal Alarcón la engañó igual que a ella y la obligó a prostituirse. Mostraron fotos y ella identificó a su victimario.

A partir de esa investigación, encontraron que el acusado había sido detenido casualmente el 6 de enero de ese año en Catamarca, durante un control preventivo, en el cual le encontraron armas de fuego, acompañado de una menor, y con documentación falsa de abogado y también de la Fiscalía de la Nación. Se descubrió que su verdadera identidad era Gustavo Omar de los Santos.

Sin embargo, De los Santos había sido liberado el 10 de enero de 2011. Se ordenó su captura, pero recién se concretó más de un año después, el 26 de febrero de 2012 en General Rodríguez. En la declaración indagatoria, admitió que estafó a la mujer ofreciéndole trabajo, solicitándole documentación y la suma de 700 pesos. Declaró que se ofreció a llevarla a Unión porque ella tenía que viajar y él iba a Huinca Renancó. Pero negó la violación y el resto de la acusación.

Sometimiento

A partir de las pruebas de la investigación y la confesión final de De los Santos, el TOF consideró comprobado que trasladó y transportó hasta Realicó a la víctima para insertarla en una red de trata de personas con el fin de ser explotada sexualmente. “La conducta desplegada por De los Santos logró someter la voluntad de la víctima a los fines de la explotación sexual, captándola y trasladándola con tal finalidad”, señaló el fallo.

“Teniendo en cuenta las circunstancias atenuantes y agravantes ponderadas por el Ministerio Público Fiscal y en función del acuerdo arrimado por las partes, entiendo que la pena acordada resulta ser justa y equitativa, razón por la cual voy a coincidir con la sanción y unificación consensuada”, completó.

Temas en esta nota: