Repudio a domiciliaria de Etchecolaz

“La domiciliaria al genocida Etchecolatz y en nuestra provincia a Baraldini es una muestra más del horizonte que se ha planteado este actual gobierno de derecha", plantearon los activistas pampeanos.

El Movimiento Popular Pampeano por los Derechos Humanos repudió enérgicamente la decisión de otorgar el beneficio de prisión domiciliaria al torturador genocida Miguel Ángel Etchecolatz. “Es preocupante el mensaje de impunidad que significa semejante atropello al camino ya emprendido de memoria, verdad y Justicia”, señaló en un documento.

Alertó “una vez más sobre la política represiva del gobierno macrista que vilipendia los derechos humanos y maneja a su antojo el poder judicial y legislativo. Etchecolatz, con 88 años, gozará de aquel beneficio corporativo en una casa situada en la "ciudad feliz" de Mar del Plata, luego de ser condenado por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura militar cuando fue jefe de la Policía Bonaerense y comandó siniestramente 21 centros clandestinos de detención”.

“Con esta decisión, el gobierno nacional no deja dudas de sus objetivos, luego de la orquestada represiva ante cientos de miles de trabajadorxs en el Congreso Nacional, frente al robo histórico a nuestrxs jubiladxs. Las dos caras de una misma moneda; por un lado reprime con balas de tinta amarilla y pobreza a lxs jubiladxs y por otro premia al feroz anciano Etchecolatz con una estadía frente al mar”, lamentó.

El MPDH consideró que “para mostrar su eficacia frente a los verdaderos amos de los Fondos, Macri y su gobierno de vendepatrias se ha convertido en sinónimo de represión y ajuste demoledor. Para ello mantiene un monólogo comunicacional desde el cual caracteriza a lxs militantes políticos y sociales, lxs demoniza, lxs encarcela y lxs mata”.

“Se engrosan las filas de presxs políticos en tiempos macristas, sólo hace falta ver quiénes son las víctimas de la represión (nuestrxs militantes, libres pensadorxs, trabajadorxs, dirigentes sociales, comunidades de los pueblos originarios, referentes de movimientos feministas, culturales y lxs pobres) su posterior destino de detención y encierro en las viles cárceles de la patria para darse cuenta que el pueblo de a pie es el enemigo a reprimir”, prosiguió.

“La domiciliaria al genocida Etchecolatz y en nuestra provincia a Baraldini es una muestra más del horizonte que se ha planteado este actual gobierno de derecha. El MPPDH llama a sentirnos en estado de alerta a la memoria, por los 30.000 compañerxs desaparecidxs, y por lxs presxs políticos, desaparecidxs y muertxs en democracia”, concluyó.

Temas en esta nota: