Ahora, en Mendoza dicen que el anuncio sobre Portezuelo del Viento se haría en enero

Se acerca el vencimiento de los plazos de la mediación del presidente en el Coirco. Luego de una década de idas y vueltas, la obra ya sale por lo menos U$S 1.000 millones.

“Se acercan días decisivos para la obra más prometida y menos concretada de la historia de la relación entre Mendoza y la Nación”, dice un artículo publicado por el sitio digital Mendoza Online.

Y agrega: “el gobierno de Alfredo Cornejo descarta que en enero Mauricio Macri finalmente concretará el llamado a licitación del dique Portezuelo del Viento, luego de que se haga efectivo el vencimiento de los plazos previstos del laudo presidencial en el marco de la autorización que la obra necesita por parte del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco)”.

Despues señala lo siguiente:

“Cuatro de las cinco provincias integrantes del organismo responsable de la administración del Colorado (Buenos Aires, Mendoza, Neuquén y Río Negro) ya votaron a favor de la construcción de la presa, luego del rechazo de la quinta integrante, La Pampa, que obligó a la mediación presidencial tal como marca el estatuto del ente ante diferencias entre las partes.

Desde hace un par de meses y en silencio, Cornejo viene avanzando e instruyó al ministerio de Infraestructura para que estructure el proceso de licitación que se lanzará casi en simultáneo con el anuncio de Macri para lanzar en 2018 el proceso de construcción que ya viene demorado desde hace más de una década.

Entre años de idas y vueltas, Portezuelo pasó de tener un costo de $1000 millones a un estimado actual de US$ 1.000 millones, según el proyecto que desde la provincia le presentaron al gobierno nacional.

El acuerdo entre La Pampa y Mendoza que se está tramitando por instrucción de la Corte Suprema de Justicia de la Nación por el conflicto del Atuel, también contribuyó a que Portezuelo avance.

La obra se coló en la última campaña electoral luego de que el diputado kirchnerista Guillermo Carmona denunciara que no estaba incluida por el presidente en el proyecto de Presupuesto 2018.

Los funcionarios de Cornejo se ocuparon de ventilar las planillas oficiales del Presupuesto que se debatió en el Congreso los números de Portezuelo, en donde la obra figura con un aporte de algo más de $632 millones entre as partidas del ministerio de Interior y Obras Públicas de Rogelio Frigerio.

En aquel momento el gobernador pampeano, Carlos Verna, se resignó con respecto a Portezuelo: "Lo tenemos perdido, porque si la obra está incluida en el Presupuesto (2018) implica que el gobierno nacional tiene la decisión de hacerla", dijo.

El tema fue parte de la polémica en octubre, pero pasó desapercibido por la oposición en la aprobación de la pauta de gastos nacional que se produjo esta última semana.

Más allá de haberlo metido en la contienda electoral, el kirchnerismo siempre tuvo un trato particular con Portezuelo. En agosto de 2016, Néstor Kirchner y Julio Cobos firmaron en San Rafael un convenio, tras un arreglo extrajudicial que claramente perjudicó a Mendoza y que fue promocionado por el entonces gobernador mendocino.

Según la ley 7708 (que ratificó el acuerdo de 2006) la provincia se comprometía a desistir de una demanda de $1.000 millones por los perjuicios de a promoción industrial, a cambio de un compromiso de la Nación de financiar año a año la presa entre 2007 y 2013 a un ritmo de entre $115 y $165 millones anuales.

Años más tarde se supo que el arreglo no fue tal. Para no reclamar la ejecución de ese convenio, los gobiernos de Celso Jaque y de Francisco Pérez argumentaron que el ministerio de Planificación que conduce Julio De Vido no tuvo nunca obligación de gotear año a año los millones que se comprometió a enviar a Mendoza, sino que está autorizado a enviar los fondos a medida que la provincia avance con el proyecto.

En definitiva, en diez años, de los $1000 millones previstos, hasta 2016 solo se aportaron $15 millones para la obra.

Hacer Portezuelo es como si se hicieran cuatro diques Potrerillos y la capacidad de generación hidroeléctrica sería un 60% superior a la presa inaugurada en 2002.

Proyectada para que incremente en 60.000 hectáreas la superficie cultivable de San Rafael, de General Alvear y de Malargüe, generaría una energía equivalente al 25% de lo que hoy se consume en todo Mendoza. Pensada desde principios del siglo XX, la presa se erigirá en una zona conocida como Cajón Grande - en la zona del paso El Pehuenche- y tendrá una capacidad que rondará los 3.000 hectómetros cúbicos en una superficie que abarcará a unas 5.000 hectáreas.

La construcción de Portezuelo forma parte de otro mega proyecto de ingeniería que aún no sale de eso: el trasvase del río Grande al Atuel. Una obra faraónica que, si alguna vez se hace, cambiará para siempre la historia económica sureña. Tanto desde La Pampa como desde Mendoza coinciden desde hace tiempo en que la solución definitiva al conflicto por el uso del agua entre ambas provincias lo traerá la obra de trasvase del río Grande al río Atuel, que a éste le aportaría 33 metros cúbicos por segundo más de caudal.

Pero la crisis entre provincias por las aguas del Atuel complicó todo. Los pampeanos argumentaron que Mendoza necesitaba del voto de La Pampa en el COIRCO para avanzar con el trasvase del río Grande al Atuel y allí fue a parar todo el proceso entre finales de 2016 y lo que va de 2017.

Cornejo diseñó en su momento su estrategia para evitar que el proyecto se cayera. Al ser una obra nacional, apostó a que la discusión por la autorización o no sea entre la Nación y la provincia vecina. Y que Verna, en todo caso, se lo frenara a Macri. Y no a Mendoza”.

Temas en esta nota: