La Policía dice que detuvo al menor para “protegerlo” y denuncia a docentes

El Ministerio de Seguridad de la provincia aseguró que los policías que detuvieron al menor que había sido agredido por el padre de otro alumno a la salida de clases, el jueves al mediodía, intervinieron “con el objetivo de proteger su integridad física y la de otras personas, dado el estado de exaltación que presentaba”.

La cartera emitió un comunicado oficial en el que afirmó que el chico de 15 años portaba una navaja, algo que no fue referido por ninguno de los testigos consultados ni observado por el equipo periodístico de El Diario que cubrió el episodio.

Por otro lado, el ministerio que comanda el ministro Juan Carlos Tierno la emprendió contra los docentes y no docentes del colegio de la EPET que salieron a la vereda para calmar los ánimos y evitar que los policías siguieran golpeando al adolescente, a quién tiraron al piso, le pegaron patadas y le retorcieron los brazos para esposarlo, según denunciaron.

Sin embargo, Seguridad intepretó que, en realidad, el personal del secundario “se interpuso en el accionar policial”, e inclusive afirmó que “un oficial de la Seccional Primera resultó con lesiones leves a raíz de esa actitud”. “Se iniciaron actuaciones contravencionales caratuladas “S/Infracción al Art. 82 Inc. 1° y 4° de la Ley 1.123/89”, con intervención del Juez Provincial de Faltas”, advirtió el ministerio.

En cambio, en el comunicado oficial no se informó si se inició alguna investigación del accionar de los policías que detuvieron al menor con golpes y colocándole esposas en sus brazos. Tampoco se dieron detalles de la situación legal del mayor que agredió al adolescente, quien también fue demorado por los uniformados.

El jueves al mediodía un grupo de policías detuvo a un alumno del colegio secundario de la EPET que había sido agredido por el padre de otro estudiante, del colegio Peralbo, a la salida de clases. Los docentes llamaron a los uniformados para prevenir una pelea entre los dos chicos.

Según la versión de algunos alumnos y profesores, el padre agredió al chico de 15 años porque tenía “problemas” con su hijo y el adolescente se defendió. La versión policial mencionó que el chico portaba una navaja, algo que no aparece en el relato de los testigos.

Primero los policías detuvieron al padre agresor y lo subieron al patrullero. Pero enseguida se produjo un revuelo de proporciones, inclusive se cortó el tránsito por unos minutos, cuando también redujeron al menor para detenerlo. Como el chico se resistió, en un evidente estado nervioso, entre seis policías “lo tiraron al piso y le pegaron patadas en el suelo, también le retorcieron los brazos para esposarlo”, según contó un profesor de la institución.

Algunos de los compañeros de la EPET repudiaron a viva voz el procedimiento policial. Algunos docentes salieron del colegio para interceder ante la situación. Cuando lo subieron al patrullero, el chico rompió el vidrio de la ventanilla de una de las puertas traseras de una patada.

Los policías tomaron la identidad de varios docentes. Algunos profesores trataron de disuadir a los agentes de la detención del menor. “¿Vos sos docente? Das vergüenza”, increpó uno de los oficiales a un profesor. Otros uniformados reclamaron a los gritos que no filmaran ni sacaran fotos. Al menor detenido lo trasladaron a la Seccional Séptima y fue retirado por sus padres más tarde.

Temas en esta nota: