El PJ ganó la elección, pero el PRO no quiere reconocerlo: "ganaron con trampas"

La principal dirigencia del PRO y de Cambiemos sigue empeñada en no reconocer formalmente la derrota electoral. El diputado Maxilimiliano Aliaga dice que "iremos hasta las últimas consecuencias".

La dirigencia del PRO no reconoce la derrota frente al justicialismo en las elecciones legislativas de octubre. "Ellos ganaron con trampas", fue el análisis inmediato que se hizo luego de que también el Poder Judicial a nivel nacional reconociera el resultado.

El diputado Maximiliano Aliaga fue quien comunicó a los simpatizantes del PRO la decisión de la Cámara Electoral, a contramano de los planteos del espacio Cambiemos. Tal como informó El Diario, la victoria del PJ se produjo por 76 votos en toda la provincia.

El PRO y Cambiemos aspiraban a que un planteo penal que se hizo por la elección en La Maruja pudiera dar vuelta los resultados. Pero ese reclamo fue extemporáneo y en todo caso el avance de la denuncia penal -se investiga si se cometió algún delito durante la jornada electoral- no implicará que los votos vuelvan a contarse.

"Quiero contarles que lamentablemente la Cámara Nacional Electoral ha decidido no dar lugar a la denuncia que presentaron nuestros fiscales de La Maruja", se les comunicó a los militantes y dirigentes del espacio macrista.

"Esto implica que el escrutinio no se va a modificar y hemos sido derrotados por 76 votos, los cuales seguimos sosteniendo que se basan en una diferencia ilegítima, ya que la victoria del PJ se basa en un vicio de la política vieja que queremos desterrar, y ese vicio es además un delito , por eso no vamos a desistir de la presentación que se hizo en la justicia penal, iremos hasta las últimas consecuencias", enumeró la dirigencia que respalda las políticas nacionales.

"En síntesis, vamos a seguir los pasos de la justicia penal hará que se abran las urnas, el resultado no se modificará pero cuando se de a luz la verdad nos va a empoderar frente a toda la sociedad y se va a saber lo único que es real: ellos ganaron con trampas".

La Cámara determinó que las supuestas irregularidades denunciadas en La Maruja "no se configura ningún supuesto" que autorice la apertura de sobres porque en las actas del escrutinio de la mesa cuestionada -suscriptas por los fiscales de Cambiemos- no existe "error, irregularidad ni deficiencia alguna".

De esta manera, confirmó que el PJ pampeano ganó los comicios del pasado 22 de octubre y se queda con las dos bancas de la Cámara de Diputados, donde asumirán el próximo 10 de diciembre Ariel Rauschenberger y Melina Delú.

El fallo de la Cámara dejó en claro que "la misión de los fiscales es controlar y verificar, durante todo el acto eleccionario, si las disposiciones legales que lo rigen se cumplen en su integridad, y de suponerse algún incumplimiento, la protesta correspondiente debe hacerse ante el presidente de la mesa, dejando constancia de las anomalías que se presuman o se estén llevando a cabo, a fin de que las autoridades de mesa tomen cuenta de los fundamentos del reclamo y resuelvan en consecuencia".

La Cámara también consideró que "ninguna incidencia podría tener en el caso lo afirmado por Cambiemos acerca de la existencia de una causa penal vinculada con los hechos que motivaron el recurso, porque resulta obvio que corresponde a la competencia exclusiva de la Justicia Nacional Electoral la verificación del proceso de escrutinio que ha de concluir con la proclamación de los candidatos electos".

Además, se basó en jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que ha sostenido que "los plazos del Código Electoral Nacional procuran evitar la introducción de cuestionamientos al resultado comicial fuera de la inmediatez del acto electoral. De lo contrario, por vía de alegaciones que no tendrían límite temporal alguno, podría impugnarse indefinidamente la legitimidad de los candidatos triunfantes, con evidente mengua de la seguridad jurídica y certeza de los procesos eleccionarios".

"Claramente se estableció que los plazos en el proceso electoral no pueden ser ignorados mediante el impulso de otro tipo de proceso, dirigidos a obtener una revisión que no se ha requerido ante la Justicia Electoral conforme a los mecanismos que prevé el Código Electoral Nacional. Es decir, la eventual existencia de una causa penal no puede menoscabar la legitimidad del proceso electoral", destacó Bensusan.

Finalmente, en la resolución, la Cámara Electoral ordenó a la Junta Electoral Nacional de La Pampa proclamar a los candidatos electos y proceder inmediatamente a la destrucción de la totalidad de las boletas utilizadas en la elección del 22 de octubre pasado.

Temas en esta nota: