Murió uno de los militares intoxicados

El sargento René Plaza, de 57 años, falleció este miércoles a las 11.40 horas en la Clínica Modelo, donde estaba internado, al no poder reponerse favorablemente.

Su compañero, el soldado Marcos Montiveros, de 25 años, evolucionó con una leve mejoría en las últimas horas, aunque permanece en terapia intensiva, con pronóstico reservado, y en un coma inducido. El Ejército abrió una investigación para determinar por qué motivo los uniformados terminaron descompensados en el fondo de una cámara séptica.

El sargento Plaza había sido el más comprometido desde el día de la tragedia. Montiveros y Plaza fueron hospitalizados el miércoles de la semana anterior, luego de inhalar gases tóxicos mientras realizaban tareas de mantenimiento en la red cloacal interna de la guarnición, sobre uno de los lados de la Plaza de Armas. Los uniformados especializados en mantenimiento (son Mecánicos de Instalaciones Fijas) llevaban al menos una semana desobstruyendo cloacas y tuberías.

Aparentemente al abrir la tapa de una cámara séptica, gases altamente tóxicos emanaron y provocaron la descompensación del sargento que cayó en un foso rectangular de un metro y medio de lado, por tres de profundidad. El soldado habría caído después. Otros soldados y suboficiales que estaban en el lugar los rescataron. Camino al hospital de Toay, los uniformados tuvieron paros cardiorrespiratorios y se salvaron porque sus compañeros les practicaron maniobras de RCP (Resucitación Cardiopulmonar).

Temas en esta nota: