El ex presidente de Brasil abandonó el sindicato y fue escoltado hasta un avión que lo llevó hasta Curitiba. Allí abordó un helicóptero hasta la sede de la Policía Federal, donde en una celda provisoria de 15 metros cuadrados comenzará a cumplir la condena de 12 años y un mes.