Rajoy, al borde de la caída

Unidos-Podemos, los nacionalistas vascos y catalanes apoyarán la moción de censura presentada por el socialista Pedro Sánchez, que asumiría como presidente del Gobierno español.

Mariano Rajoy está al borde de la caída luego de que se conociera que los nacionalistas vascos y catalanes apoyarán la moción de censura presentada por el socialista Pedro Sánchez, que asumiría como presidente del Gobierno español.

El líder del PSOE tenía garantizado el respaldo del izquierdista Unidos-Podemos, pero necesitaba conseguir los votos de partidos menores, incluidos los nacionalistas vascos y catalanes. Estos últimos generaban un problema extra por el conflicto independentista en la región, que tiene un enorme rechazo en Madrid.

Sánchez necesita una mayoría absoluta de 176 votos para desplazar a Rajoy y asumir la presidencia. De entrada, tenía asegurados los 84 del PSOE y los 67 de Unidos Podemos, a los que se sumaban como seguros los 4 de la coalición valenciana Compromís, con lo que en la previa estaba a 11 de la meta.

En duda estaban los 9 votos de los independentistas catalanes de Esquerra Republicana (el partido del ex vicepresidente Oriol Junqueras, hoy detenido) y los 8 del PDeCAT (del exiliado Carles Puigdemont), ya que el PSOE no había iniciado negociaciones formales con ellos. El voto de los primeros a favor de la moción era casi seguro, no así de los segundos.

Es por ello que en la previa los votos considerados claves eran los 5 del Partido Nacionalista Vasco, que había alcanzado algunos acuerdos con Rajoy por el Presupuesto y por lo tanto aparecían en duda. Esa duda se disipó cuando Sánchez anticipó en el arranque de la discusión de este viernes que mantendría lo votado la semana pasada, con lo cual los vascos avisaron que votarían a favor. También se sumaron dos votos de los vascos de Bildú.

Poco después se confirmó también el voto positivo del PDeCAT. La promesa de Sánchez de abrir un diálogo político con Cataluña terminó siendo determinante, aunque claro que también pesó el feroz enfrentamiento con Rajoy.

Más temprano, Rajoy intervino en el debate y rechazó renunciar como le había reclamado Sánchez. "¿Por qué tengo que dimitir yo, que por el momento tengo la confianza de la Cámara y la que me dieron las urnas? Aquí quien tiene que dimitir es usted", lo desafió.

El PSOE presentó su moción de censura el pasado día 25, después de que la Audiencia Nacional española condenara al PP por lucrarse en una trama de corrupción, conocida como "Gürtel" y de quedar acreditado en la sentencia que durante años contó con una caja "B". "El PP no es un partido corrupto, aunque a ustedes les disguste", respondió Rajoy.

La posibilidad de una renuncia de Rajoy hubiera evitado que Sánchez asuma la presidencia. "Dimita ahora y todo terminará. Su tiempo acabó. Dimita y esta moción de censura habrá acabado aquí y ahora", le propuso el socialista.

Temas en esta nota: