Una avioneta cayó durante la conmemoración de la tragedia de Los Andes: un muerto

La víctima es un méico chileno que participaba del encuentro anual de sobrevivientes al accidente de 1972

Un médico chileno murió luego de que la avioneta en la que viajaba cayera al Rio de La Plata mientras viajaba al reencuentro anual de sobrevivientes de otro accidente aéreo, la tragedia de Los Andes, ocurrida hace 45 años.

Cada año, una vez en Chile y otra en Uruguay, los que iban a jugar aquel partido de rugby que no pudo ser, se encuentran para celebrar la vida y recordar a sus amigos muertes. Aquel accidente fue noticia mundial, porque tras más de dos meses de estar perdidos en la nieve, 16 de los 45 jóvenes que iban en el avión sorprendieron al mundo porque habían logrado sobrevivir y pedir auxilio.

Ayer, el reencuentro era en una estancia sobre el Río de la Plata con un asado entre amigos y familiares. Al caer la tarde quisieron bajar a la playa, y el dueño de casa fue en una avioneta que se detuvo en la playa para recoger otro pasajero y sobrevolar la zona. El resto filmaba con sus teléfonos cuando se vieron conmovidos al ver que la avioneta se iba al agua.

El piloto, Rodrigo Artagaveytia, y el pasajero Fernando Gonzalez Forestic, comenzaron a nadar hacia la orilla. Escucharon que el piloto le decía al chileno que se sacara la ropa para nadar más liviano. Rodrigo llegó a la orilla pero a Fernando lo perdieron de vista.

El primero en tirarse al agua para el rescate fue un uruguayo que hace unos años fue salvado de la muerte por Gonzáles Forestic, quienle hizo tareas de reanimación. Eso lo habían contado durante el asado.

El encuentro uruguayo-chileno había sido en la estancia "La Rábida", en la zona de colonia Wilson, a la altura del kilómetro 45 de la ruta que une Montevideo con Colonia.

Este lunes después del mediodía, los rescatistas encontraron el cadáver de González Forestic, un médico deportólogo que se había desempeñado en el equipo de Old Boys de Chile, la contraparte de los rugbistas orientales.

"De repente la avioneta remonta y enseguida empieza a torcer hacia el sur, hacia el mar, en una parábola bastante aguda. No sé si faltó motor, viento no había, entra a caer, a caer, a caer y cayó", dijo a "Subrayado" José Luis "Coche" Inciarte, uno de los que iba en aquel avión que en 1972 cayó en Los Andes, y que luego de 72 días perdidos entre la nieve y las montañas, logró regresar.

Temas en esta nota: