“Fuego en La Pampa”, un adelanto de Chamomillas

La banda guatrachense presentó esta semana una nueva producción audiovisual de “Fuego en La Pampa”, una composición propia que integrará su próximo material discográfico, junto a la cantante Verónica Bevacqua.

“El proceso de composición de ‘Fuego...’ empezó hace casi un año a partir de los incendios que sucedieron durante el verano pasado en nuestra provincia. Eso, sin dudas, nos dejó adentro una ráfaga de sentimientos encontrados: la naturaleza y su poder mostrando nuestra fragilidad. De allí parte el viaje que poco a poco va encontrando su camino. Aparece una melodía de guitarra y ahí caen las imágenes que se convierten en palabras. Lo importante es tratar de pensar, soñar o expresarse amorosamente por más dolor que uno esté sufriendo”, reflexionó Renato Santarelli, guitarra y voz de los Chamomillas, en una entrevista con Kresta.

K.-¿Cómo fue el proceso de producción del tema?
R.S. - La grabación fue totalmente diferente a nuestro primer disco, que lo grabamos en vivo, todos juntos en una sala, en una sola toma, de un modo crudo e instantáneo. Este tema, en cambio, lo grabamos todos por separado, en momentos diferentes, en estados emocionales diferentes, lo que hace que la canción se limpie, se expanda y realmente se vea la profundidad de cada instrumento y la esencia de cada melodía. Las canciones no se terminan, se abandonan; eso lo aprendí hace mucho y después de mucho tiempo lo entendí. No nos debemos apegar a nada, la vida son ciclos, comienzo, final y volver a comenzar, hay que soltar y dejar que entren nuevos sentimientos y lo que quedó es lo mejor.

K.- ¿Y la producción audiovisual?
R.S. - La producción del video fue una producción independiente de la banda en conjunto con Lucía Barragán, que es una directora de fotografía oriunda de Pehuajó. Fue un trabajo hermoso, muy armonioso. La idea era hacer un ritual. Entonces, unos días antes hicimos unas pruebas de cámara, pero no dialogamos mucho con Lucía, ni con la actriz, ni con la maquilladora. Tampoco hablamos sobre la escenografía, ni nada con mucha profundidad. Todos sabíamos que tal día filmábamos el video del tema y cada uno fue creándose su propia película y el cosmos nos regaló que todos nos habíamos creado la misma película.

chamomillas2

K. - ¿Sobre qué idea trabajaron y por qué?
R.S. - La idea era plasmar una especie de ritual chamánico, una especie de ceremonia indígena, y que el fuego sea el protagonista, que trabaje como unificador de todos, que muestre la amenaza o la calidez de lo que podemos ser, lo bueno y lo malo, el fin y el principio, la inmensidad del todo, porque sentimos que el contacto con la naturaleza, con lo natural, nos va a salvar de esta vida material, insensible y de cotillón. “Fuego en La Pampa” propone el fogón, la guitarreada, la juntada, pero para escucharnos, para sentirnos.

K.- ¿Cómo fue la invitación para que participara Vero Bevacqua? ¿Qué sentían que les aportaba a la composición?
R.S. - La invitación a Vero surgió después de que compartimos una fecha acá en “Guatra”. La canción no estaba terminada, ni la ensayábamos; tenía algunas ideas y nada más, y al otro día de compartir la fecha es como que explotó y todo se aclaró: cerraron todas las estrofas, cerró el estribillo y se terminó de componer. Un par de meses después grabamos una maquetita y al toque se me vino la imagen de ella cantando. La canción necesitaba esa sensualidad, ese misterio, esos gritos milenarios, le dio aire a la canción, fuerza y mucho amor.

¿Cómo fue 2017 para la banda? ¿Qué tienen proyectado para el año que viene?
R.S. - El 2017 para Chamomillas fue un año donde arrancamos presentando el DVD “Sesiones de Pampas”, haciendo fechas en el pueblo, viajando a Santa Rosa también en un par de oportunidades y a mitad de año hicimos un cierre y nos dedicamos a componer las canciones del próximo disco, a grabarlas, escucharlas, ensayarlas, volverlas a grabar, volverlas a escuchar. La idea es lanzar un disco en los primeros meses de 2018. Las canciones ya están y va a ser un disco muy diferente al primero: más lisérgico, más envolvente y más comprometido desde la lírica también. Estamos en un momento en donde nos debemos cuestionar nuestra manera de actuar, y las canciones deben cuestionar esta forma de vida que nos propusieron, el arte debe curarnos, debe hacernos sentir incómodos para luego acomodarnos mejor, debe retorcernos las tripas, no embobarnos y hablarnos de cosas que no existen.

Temas en esta nota: