Club Mesmer presenta “Umbral”

Este sábado, a las 21 horas, en el Auditorio Bustriazo Ortiz del Centro Municipal de Cultura (Quintana 172), el quinteto presentará su primer material discográfico “Umbral”.

Actualmente conformado por Nicolás Delarada en batería, Carolina Crawley en percusión, Hernán Basso en bajo, Marcos Pelizzari en guitarra eléctrica y Miguel Sánchez en guitarras y voz, “Club Mesmer” nació en 2013 impulsado por Pelizzari y Sánchez.

Del azar, la espontaneidad, el ludismo, la intuición o tal vez la revelación del inconsciente a través de un cadáver exquisito jugado en una sala de ensayo derivó su nombre, una referencia al médico alemán Franz Anton Mesmer que en el Siglo XVIII escandalizó a la corporación médica al basar su pensamiento y práctica en la certeza de que existía una íntima conexión entre el hombre y el cosmos, a través de un fluido que conectaba y atravesaba a todos los objetos del universo, incluyendo al hombre. Para el alemán, la forma de “ordenar” este fluido implicaba una terapia a la que denominó “magnetismo animal”, una especie de pases energéticos transmitidos de cuerpo a cuerpo.

En este juego surrealista de significados y sonidos que emergen de modo inconsciente, la banda santarroseña “Club Mesmer” da nacimiento a su primer material discográfico “Umbral”; un trabajo con el que, al modo “mesmeriano”, intentan influir en ese fluido universal que nos conecta y atraviesa.
Registrado entre fines de 2016 y principios de 2017 en el estudio La Gran Ruta Discos, comandado por Mauricio Ponce, “Umbral” fue masterizado en cinta abierta en el estudio “El Attic” de Buenos Aires por Patricio Claypole y editado por la Editorial Voces. Con un diseño minimalista -a cargo de Sánchez-, intenta dialogar con “la enervadura del disco” a través de una paleta de colores que varía desde el negro al azul, rompiendo “la oscuridad” a través de unos marrones que lentamente se hacen naranjas, amarillos y azules.

“El disco, de por sí, es oscuro”, adelanta Miguel Sánchez. “No es un disco que te dé ganas de bailar, aunque haya habido unos pocos amigos que nos dijeron que sí”, bromea.



“Está compuesto por siete canciones cuyas maquetas estaban listas desde hace cuatro años; lo que hicimos de modo colectivo, cada uno a través de su propio instrumento, fue ir instrumentando, aportando nuestra cuota creativa. De este modo pasamos de canciones que Miguel venía tocando solo a canciones que tienen un sonido predominantemente eléctrico, rockero, en el que se pueden escuchar distintos estilos ligados al rock nacional o internacional, pero con cierta originalidad en lo que refiere a composición y sonido”, dice Marcos Pelizzari.

Umbral

“El tema que abre ‘Umbral’ es ‘El viaje de Pi’ y está inspirada en la película de Ang Lee, sobre la novela de Yann Martel. La armonía y la melodía hablan un poco del pasar de la película y reflexiona sobre las esencias de las personas. Es un tema en el que las guitarras de Marcos son fundamentales porque discursivamente cierran y refuerzan el sentido de la canción” (Miguel Sánchez).

“Lo que intentamos es una conversación sonora; con las letras, con las estructuras, con los sonidos que se agregan y con los silencios. Y en relación a lo que dice Miguel, a través de la guitarra eléctrica hemos tratado de buscar sonidos, crear climas, texturas y encontrar momentos también, de rock explícito. Abrir una paleta de sonidos más diversos. Y ahí es donde la percusión es crucial porque aporta timbres a cada tema. Y la percu se ensambla con la batería y el bajo como ensamble tradicional” (Marcos Pelizzari).

“El segundo tema se llama ‘Más de lo mismo’ y habla de los procesos a largo plazo, como la música o como los procesos que nos tocan vivir en lo personal y de los lugares de los que nos agarramos para sobrellevarlos. Y es un tema que también habla del deseo, o esencialmente habla del deseo. ‘Postales’ es el tercer tema del disco y hace referencia a aquellas imágenes a las que uno recurre cuando los paisajes que nos tocan atravesar se vuelven hostiles; ‘Noche de abril’ es el cuarto tema y retrata la hostilidad del invierno pampeano; ‘La llamada’ es que el quinto tema de ‘Umbral’ y fue pensado con toda una furia de sonidos que buscan ponerle pausa a los ‘timbreos’ de una casta política que demagógicamente sale 15 días antes de las elecciones a embaucar a las personas; ‘Umbral’ es el sexto tema y el que le da nombre al trabajo; capaz que es el tema con formato más tradicional al que, sin embargo, intentamos darle una originalidad respecto del sonido. Es un tema que habla de la sinergia del movimiento, del hacer. Hacer nunca resta y menos si lo que motoriza es el deseo. Y por otro lado, también habla de que nunca nos quedamos debajo de un umbral, sino de un lado o de otro. Y ‘Tiempo y Forma’, el tema que cierra el disco, habla de la deformidad de las personas, en tanto singularidad. Parodia o ironiza lo culturalmente entendido como ‘normalidad’ (Miguel Sánchez).

Temas en esta nota: