“Intentamos hablar de esta interculturalidad que nos compone”

Entrevista a Micaela Vita, integrante del quinteto "Duratierra" que se presentará el próximo sábado 11 de noviembre a Santa Rosa para presentar su último material "Cría".

Conformada por Micaela Vita en voz, Juan Pablo Saraco en guitarra, Tomás Pagano en bajo, Exequiel Mantega en piano, teclado y acordeón, y Nicolás Arroyo en batería y percusión, “Duratierra” nació en 2004 a partir del deseo de experimentar con la música popular latinoamericana.

Durante seis años la banda buceó en el amplio abanico de la música latinoamericana, el rock, el pop y el jazz, dando nacimiento en 2010 a “Floralia”, su primer material discográfico compuesto por versiones de “Sirvinaco”, “Tonada de luna llena” o “Ña Lucía”. Tres años más tarde editaron su segundo disco “Enobra”, en el que plasmaron un sonido más eléctrico, de mayor intensidad y con arreglos más sofisticados.

“En ese disco sentimos que apareció la identidad compositiva y sonora del grupo; comenzó a asomarse”, contó Micaela Vita en una entrevista a Kresta.

Durante estos trece años, “Duratierra” ha realizado numerosos conciertos en Argentina, Chile y Brasil, compartiendo escenario con destacados artistas como Susana Baca, Luiz Carlos Borges, Joao Pedro Teixeira, Alejandro Awada, Luciana Jury, Lito Vitale, Lucho González, entre otros.

A poco de haberse presentado en el CCK a sala llena en el ciclo “Estaciones Sinfónicas” con Susana Baca y Rally Barrionuevo como invitados y una semana antes de cerrar el año en la sala porteña “Caras y Caretas”, el quinteto llegará a Santa Rosa el próximo sábado 11 de noviembre para presentar su última producción discográfica “Cría” y para realizar un repaso por todas sus obras, en el Aula Magna de la UNLPam.

“‘Cría’ es un manifiesto de nuestra identidad cultural y musical, de lo que somos como individuos que formamos esta banda [...] un lugar desde el que ‘Duratierra’ se para, para mirar el mundo, para decir y para colaborar”, definió la cantante.

El disco está compuesto por un repertorio que integra músicas folclóricas latinoamericanas y urbanas y tiene como invitados a Rally Barrionuevo, Noelia Recalde (Valbé), Nadia Larcher, el acordeonista brasileño João Pedro Teixeira, el grupo chileno Merkén, Fernando Basanta Finn, David Bedoya y Andrés Pérez Palmar.

En “una época difícil” a nivel regional, “Duratierra” llegará a Santa Rosa para brindar “un momento de luz en estos momentos de tanta oscuridad”.

Kresta - ¿Por qué “Duratierra”?
Micaela Vita - “Duratierra” es una banda de música latinoamericana que tiene composiciones, en su mayoría, originales. Comenzamos a tocar hace trece años y en aquel momento, como todo proyecto que arranca, comenzamos a pensarle un nombre y surgió esta idea de “Duratierra”, que para nosotros tiene dos lecturas: una que tiene que ver con el deseo profundo de que esta tierra dure y, para eso, el ser responsables y cuidarla. Y por otro lado, tiene que ver con la dureza, con lo difícil que es a veces habitarla.

K. - En 2010 grabaron su primer disco, “Floralia”, versionando clásicos latinoamericanos. En 2013, editaron “Enobra”, con canciones propias. Y este año lanzaron “Cría”. ¿Cómo fueron consolidando un proceso creativo y compositivo propio?
M.V. - Con los años fuimos aprendiendo a encontrar nuestro proceso creativo, a entenderlo y a optimizarlo. Cuando empezamos a tocar, lo lógico fue empezar por versionar, tomar canciones prestadas de autores y compositores que nos emocionaban y que nos siguen emocionando de las regiones latinoamericanas. Y con esas ropas prestadas empezamos a decir, de a poquito, desde un lugar propio que íbamos descubriendo.
Luego ese lugar nos fue quedando chico, por decirlo de alguna forma. Y ya cuando estábamos terminando de grabar el primer disco, andaban algunas canciones propias dando vueltas en la cabeza.
Esas canciones estaban pidiendo salir a la cancha, a la sala de ensayo. Entonces nos metimos en ese lugar, que nos llevó a “Enobra”, el segundo disco que, justamente, tiene que ver con esto, un proceso de construcción de la identidad compositiva y de entender por dónde iba la composición grupal; eso nos llevó bastante tiempo. En principio pensamos que ese disco solo iba a tener algunas composiciones nuestras y que el resto iban a ser versiones. Pero en ese momento, Matías Zapata, que es quien produjo con nosotros “Enobra”, nos dijo algo así como: “Si tienen cinco canciones propias, sigan trabajando hasta tener el repertorio completo de su disco”. Y ahí fue como que nos envalentonamos un poco y le dimos rienda suelta a eso.
Y fue muy sano porque en ese disco sentimos que apareció la identidad compositiva y sonora del grupo; comenzó a asomarse. Continuamos por ese camino, profundizando cada vez más, hasta llegar a “Cría”, un trabajo que sentimos que representa con mucha honestidad y sinceridad la realidad artística del grupo; un lugar desde el que “Duratierra” se para, para decir, para mirar el mundo y para colaborar.

K. - ¿Cuál es la realidad artística del grupo?
M.V. - Estuvimos mucho tiempo tratando de decodificar, entender, nuestra propia interculturalidad, formada por un montón de músicas que desde nuestras propias crianzas acá, en Buenos Aires, formaron parte de nuestra vida. Sonidos de diferentes estilos y géneros musicales.
Como muchos otros porteños y porteñas, estuvimos muy cerca y muy influenciados por músicas muy diversas. Durante mucho tiempo tuvimos ciertos conflictos con entender qué era esto de hacer música de raíz folclórica latinoamericana, pero desde nuestra perspectiva actual. Entender que ya no tenía sentido para nosotros seguir replicando otras realidades históricas y culturales que no son las actuales y que tampoco nos representan como individuos de esta sociedad, en este momento de la vida. De a poco fuimos aceptando que en un concierto de “Duratierra” podemos pasar de tocar una zamba o una chacarera, de una forma tradicional, a una canción que bien podría ser de una banda de rock, y que todo eso nos conforma y nos hace ser esta banda que somos. Eso forma nuestra identidad sonora.

K.- ¿Cómo definirían a “Cría”, su último material?
M.V.- Sentimos que “Cría” es un manifiesto de nuestra identidad cultural y musical, de lo que somos como individuos que formamos esta banda. Son canciones originales que nacen de la música latinoamericana y que abordan diferentes temáticas: a veces observando lo que pasa dentro de nuestras casas, en nuestras vidas cotidianas. Y otras veces, teniendo una mirada social del contexto en el que vivimos. Es una forma que encontramos para contar el mundo que habitamos, este mundo en el que nuestros hijos e hijas viven. A través de estas canciones intentamos hablar de esta interculturalidad que nos compone. El disco, además, tiene participación de varios artistas latinoamericanos que admiramos mucho y que han puesto ingredientes esenciales para que el disco sea lo que es, porque a través de estas múltiples voces, el disco intenta hablar de este colectivo latinoamericano y de esta identidad que nos conforma.

K. - “Saravá”, la canción con la que abre “Cría”, es un tema potente musical y compositivamente. Duratierra se ve a sí mismx como “cantorxs que le ponen el pecho...”?
M.V. - Creemos que, a nuestro modo, estamos tratando de continuar con ese legado de valientes vidas artísticas que, en tiempos sin duda mucho peores que los que estamos viviendo, lograron con la música abrir caminos y bancar con el pecho situaciones muy difíciles, muy tristes. Reconocemos que este momento es muy diferente al anterior, pero también sentimos que estamos pasando por un momento, por una época muy difícil para nuestro país y para la región latinoamericana en general. Es una situación que nos angustia, nos entristece y, por otro lado, nos obliga o nos insta a accionar y hacer desde nuestro lugar un aporte para que haya un momento de luz en estos momentos de tanta oscuridad. Eso intentamos: ponerle el pecho. Vamos a ver si nos sale.

Temas en esta nota: