Del lado de la Escuela Pública

En el Día del Maestro, la Cooperadora de la Escuela Mariano Moreno inauguró una nueva sala de música.

Autogestionada por un grupo de padres y madres, la Cooperadora viene funcionando desde hace ocho años realizando mejoras en diversos espacios de la escuela, con “la idea de que la escuela pública funcione” a partir de padres y madres “presentes”.

“Este tipo de organización siempre funcionó en la escuela, pero a partir del año 2009 ingresamos una nueva gestión de padres y madres con ganas de realizar cambios. Una de las primeras acciones que realizamos fue reactivar un playón de básquet al aire libre, que estaba roto. Hicimos el piso de cemento y construimos un escenario al aire libre para que se realicen los actos durante las temporadas de primavera y verano. Como esa primera actividad nos salió bien, decidimos organizar ‘polladas’ para financiar otras refacciones en aulas donde se brindaban materias especiales como Plástica, Música, Laboratorio, etc.,”, contó Gabriel Bardini, uno de los padres que integra la Cooperadora.

Continuaron con la sala de pintura arreglando los techos, poniendo bachas, pintando las paredes, colgando cuadros de pintores/as reconocidos/as y comprando atriles. Al tiempo, acondicionaron una sala que actualmente funciona como laboratorio y donde los niños y niñas realizan los trabajos prácticos de Ciencias Naturales.

“La Cooperadora realiza un montón de actividades. A través de un aporte voluntario anual que realiza cada familia, podemos comprar pelotas, arreglar o cambiar las redes de los arcos de fútbol y la canasta de básquet; pagamos una cobertura de EMEPA y financiamos una fotocopiadora que provee a todos los niños y niñas con el material que requieran los y las maestras”, añadió Gabriel.

La última gran apuesta de la organización de padres y madres fue acondicionar una sala de música.

“Los chicos y chicas venían desarrollando esta materia en la misma aula donde cursaban regularmente. Entonces aprovechamos una sala que estaba en desuso. Insonorizamos las paredes, le pusimos luces especiales, le pusimos piso flotante para que puedan sentarse en el piso, le agregamos unas gradas para que puedan realizarse proyecciones -porque está equipada con un proyector- y compramos instrumentos musicales”, describió.

K - ¿Qué los motoriza a llevar adelante estas iniciativas?
G.B. - Yo creo que son cuestiones de militancia de cada padre y madre; una posición política relacionada con el deseo de que la escuela pública funcione. Y, además, creo que hay una idea de no quedarse en la queja porque lo cierto es que si nosotros no estamos presentes, difícilmente las cosas cambien. Por otro lado, al estar presentes a través de la Cooperadora, generamos otros vínculos con las y los maestros y con los niños y niñas.

En este momento somos alrededor de 10 padres y madres que estamos de manera continua y 30 que colaboran en las actividades. El hecho de que la Cooperadora haya comenzado a realizar estas actividades, que las refacciones existen y están buenas, hizo que varios padres y madres se enganchen y participen. Aunque es difícil porque los padres y madres, al igual que los niños y las niñas, cambian porque se van a otras escuelas.

La próxima apuesta de la Cooperadora de la Escuela Mariano Moreno será la construcción de un kiosco y la peña de fin de año que realizan anualmente.

“El próximo 8 de octubre estaremos realizando una pollada porque después de la refacción de la sala de música quedamos desfinanciados. Quienes deseen colaborar se pueden acercar a la puerta de la escuela o contactarse con nosotros a través de nuestro Facebook a Cooperadora Escuela Mariano Moreno”, invitó Gabriel Bardini.

Temas en esta nota: