All Boys va por su día de gloria

El Auriazul enfrentará desde las 21 horas a Pérfora, en Huincul, en el decisivo juego del playoff.

All Boys buscará este domingo en Plaza Huincul, ante Pérfora, la victoria que le permita escribir una nueva línea en su historia cuando se juegue el quinto y decisivo juego de la serie de playoffs que disputan por la División Patagonia. El encuentro será arbitrado por Carlos Herrera y Gabriel Velazco.

Será el cierre de un cruce que ha tenido de todo. Emociones de principio a fin de dos equipos con aspiraciones diferentes. De un lado, Pérfora, que nació en este duelo mano a mano como gran favorito y hoy tiene casi la responsabilidad; y del otro, All Boys, un invitado con tarjeta personal propia dispuesto a seguir de fiesta.

La serie volvió al lugar donde nació: Neuquén. Pérfora, el local y el que lleva la ventaja deportiva por haber finalizado en el tercer lugar en la fase regular detrás de Villa Mitre y Ferro Carril Sud (que avanzaron directo), sabe que el juego de esta noche le puede dar el pasaje a pelear por cosas importantes o bien cerrar una temporada con fracaso.

De local, en el inicio de la serie, ganó el primer partido por 83-74, pero en el segundo fue superado por el conjunto santarroseño con una gran autoridad: 81-56. El tercer partido, primero jugado en la capital pampeana, Pérfora tomó el comando de la serie al ganar 85-76, pero All Boys volvió a imponerse en el cuarto, esta vez 70-65.

Esta noche serán los últimos cuarenta minutos de la serie. Los dos conocen cómo sacar adelante el juego y sobre qué debilidades atacar al contrario. All Boys, como ocurrió el jueves en Santa Rosa, tiene en claro que el perímetro de Pérfora puede ser determinante, sobre todo con los lanzamientos de Carlos Sepúlveda, Ledesma y, en ocasiones, Ignacio Claris. Marangüello ha sido, acaso, uno de los más regulares, corriendo, debajo de los canastos y en penetraciones.

Pero All Boys mostró su mejor cara a partir de la defensa. Negando pases, doblando marcas y sobre todas las cosas con mucha voluntad y compañerismo abortó cada intento ofensivo del rival. Fundamentales esta noche deberán ser las aportaciones ofensivas de Coco Zalabardo, la confianza de Chipi Fazzini y la tranquilidad en la conducción de ese gran jugador que es Antonio Manera. Si los planetas se juntan y All Boys se enciende, puede dar el golpe y hacer más grande esta ilusión en un torneo nacional que nació como un desafío y que hoy es bastante más que eso.

Temas en esta nota: