Belgrano, conmovido por el escándalo de la incentivación

El expresidente tricolor Horacio Rosales mostró su preocupación por el episodio.

“Me llamaron cuatro o cinco amigos para ir al club. Fui de entrecasa de una disparada. Al enterarme de que está un poco acéfalo, me acerqué para tratar de ayudar, para dar una mano en esta problemática, y no había nadie. Solo estaba el señor Koller, que quedó en que él iba a hablar con Ricardo (Gómez) para generar una reunión de acá al viernes. Más que nada fui de colaboración. No soy autoridad, ahora soy socio. Fuimos porque queremos saber qué pasó”.

El expresidente de General Belgrano Horacio Rosales participó de la reunión el martes por la noche en la vereda del club con gente que, preocupada por el presente, busca respuestas ante un par de situaciones cuanto menos preocupantes: la primera, la violencia en la derrota ante Villalonga el domingo, que lo dejó deportivamente al borde del descenso al Federal C; y la segunda, la más preocupante, la que involucra una supuesta incentivación a Tiro Federal para que derrote a Villalonga a cambio de 50.000 pesos. “Acá hay 50 lucas”, se disparó desde un celular con característica de Santa Rosa al celular del dirigente bahiense de Tiro, Fabián González.

- ¿Qué fueron a hacer al club?
- Fuimos a pedir una explicación a las autoridades, en lo personal no sé cómo fue el tema. Si las cosas son así, como lo presentan los medios, habrá que hacer lo posible para que Belgrano no sea castigado. No avalo la actitud de las personas, para nada, pero en el artículo 74 del RTP no figura el castigo en caso de salir a ganar un partido, sí para perder o empatar. No está en la letra chica eso, y no sé si podría caber una sanción institucional. Capaz que a la figura de quien lo hizo, sí, pero no al club.

- ¿Y qué creés que pasó?
- Estoy bastante alejado del tema, no puedo dar una opinión concreta. El club va a seguir existiendo cualquiera sea la sanción, seguirán las mismas autoridades... Queremos que ellos hablen, expresen qué es lo que pasó y de ahí tratar de ver qué es lo que va a pasar. Nosotros no podemos hacer nada, tampoco podemos decir que es trágico esto. A todo nivel de deporte hay sobornos, en todo el país y el mundo. En este caso puntual tendría que saber qué pasó con el tema.

- ¿Imaginás un castigo duro para el club?
- El tema es que el hecho no ocurrió. Puede haber habido una comunicación, sí, pero el hecho no ocurrió. Y si no ocurrió no se puede juzgar al club desde el punto de vista institucional. Son cosas que habría que preguntarles a las autoridades presentes.

- De todos modos son dos episodios graves, el descontrol tras el partido con Villalonga y el mensaje de texto.
- A nosotros nos tocó entrar en 2008, salimos campeón en el local, en 2009 en el Cultural... fuimos rearmando el club en función de los éxitos deportivos. Ascendimos del Federal B, se nos autorizó a participar del Federal A y nos metimos. Y duramos tres años, con cuatro torneos hicimos cosas. Es desgastante... Hace siete meses que no iba al club, quería dejar trabajar a la gente nueva. Además, tuve problemas familiares grandes y no pude hacer más que atender esas necesidades.

- ¿Tenés alguna explicación de lo que pasó?
- No, por eso repito, queremos saber qué pasó, pero porque queremos darle una mano al club. Fueron diez años. Vamos a ver qué es lo que pasa y qué sanción recae sobre el club, si es que le cae.

- ¿Cuál sería, en el caso de que estés dispuesto a ayudar, el mecanismo de defensa que utilizarías?
- En el reglamento no dice tácitamente que por incentivar para ganar un partido el club pueda ser suspendido. Si dan vuelta esa denuncia, caben de cuatro meses a dos años. Quiero estar para poder dar una mano para que el club no tenga una sanción. Si pierde o no la categoría, es otra cosa, y se empezará de cero. Pero ahora es importante consensuar para que el club funcione como tal, como club, porque hay mucha asistencia de gente. Estemos los dirigentes que estemos, el club va a seguir existiendo.

- ¿Pudiste hablar con el presidente Ricardo Gómez?
- Los que hemos intentado llamarlo no lo podemos encontrar. ¿Ustedes?

- No.
-...

- ¿Y cómo hubieses procedido si vos, como presidente, sabés que un socio dispara un mensaje de supuesta incentivación?
- Primero hay que generar una reunión de socios y ver qué dicen ellos. No se puede tomar una medida de manera individual. Si hubiese una problemática de esas, pasaba al libro de actas. Y después se resolvía. Lo normal.

El silencio de los jugadores

Los jugadores de General Belgrano están enfocados en el partido del fin de semana ante Embajadores de Olavarría. En algunos chats que se filtraron, algunos apuntaban al expresidente Horacio Rosales y otros confirmaron que la Comisión Directiva, con Ricardo Gómez a la cabeza, no renunció.

“Solo debe estar esperando que las aguas se calmen (no digo que esté bien). Ayer (lunes) en la reunión tomaron la palabra los jugadores, que creo nada tenían que hacer ahí. Ellos fueron a defender la actitud de Ricardo dentro de la cancha y algunas cosas más. Aprovecharon pase de factura a Rosales y la comisión anterior”, dice el chat.

Vestuarios puertas afuera, los jugadores no hablarán de lo que ocurrió puntualmente en el encuentro con Villalonga. Al menos en las próximas horas.

Temas en esta nota: