Una pampeana que hace historia

La santarroseña se convirtió ayer en árbitro nacional tras recibir el aprobado del teórico.


Malvina Schiel está feliz en esta lucha que, inevitablemente, la pone en un lugar diferente, por apasionarse en un mundo de hombres pero, por sobre todas las cosas, estar bajo una misma atmósfera. Ahora podrá decir que es árbitro nacional de AFA, después de que este martes recibiera el aprobado del teórico, tras haber superado los exámenes físicos y escritos el viernes por la tarde.

Malvina se convirtió, de esta manera, en la primera pampeana en ser árbitro nacional. 
“Estoy muy contenta, el 1 de diciembre voy a recibir el título en AFA”, dice en su charla radial.
 
En su recorrida en el fútbol la santarroseña había debutado en el Federal A, categoría con la que firmó pasantía unos meses atrás. 
“Debuté con buenos partidos, tranquilos, fue un buen estímulo para ir a rendir esta prueba. Ahora queda aprovechar las oportunidades que surjan”, agrega.
 
- ¿Cómo imaginabas que iba a ser el Federal?
- Fui pensando que iba a ser un fútbol distinto, pero me sorprendió la tranquilidad de los partidos. Pensé que era como el Federal B, que es más sanguíneo, porque son equipos de Liga. Hay árbitros con mucha experiencia, me recibieron bien cuando llegué. Estaban contentos de tener una mujer en la cancha. Las cosas, de a poquito, están cambiando. 
 
- ¿Qué representa ser árbitro nacional? 
- Te posibilita ser árbitro de AFA. Ahora fui pasante sin ser nacional, lo mismo que Cristian Rubiano. Pasás a tener una relación de dependencia, pasás a ser como los árbitros que se ven en la tele. En Santa Rosa hace mucho que no tenemos un contrato, los que sí son contratados son Marcelo Aredondo y Cristian Ramonda, que son empleados de AFA hace años. Marcelo ha debutado en primera división. En lo personal me posibilitaría ser empleada de AFA y dirigir en categorías superiores. 
 
- ¿Cuáles son los requisitos para ser árbitro nacional?
- Hasta 28 años los varones, 29 las mujeres, mayores de 21 años, y tener secundario completo, y siete partidos en primera división. En dos años que dura el curso tenés que completar 21 partidos en primera división. En Bariloche tienen muy poco fútbol, por ejemplo, les cuesta más porque tienen menos partidos.
 
- ¿Y cómo has sentido que ha sido el trato de los jugadores en la Liga? 
- En el 95 por ciento de los partidos el trato ha sido muy bueno, en general. Vengo trabajando muy bien, los jugadores están acostumbrados a verme en las canchas. No me han faltado el respeto. Vengo trabajando muy bien. Llevo casi 40 partidos en la Liga, ha sido un año muy bueno, con cuarenta partidos, con el debut en el Federal A, y ahora el título, la frutillita. La Liga me ha dado la oportunidad de dirigir, mostrarme y las cosas están saliendo bien.
 
- El próximo martes vas a estar en una charla de género y deporte, y qué reflejan los medios. ¿En qué consiste? 
- Vamos a abarcar un poco cómo está vista la mujer en el ámbito deportivo, tanto en radio como en tele, me invitaron porque los propulsores son Claudio Dezeo y Mariel Cazenave, que trabajan conmigo en el Poder Judicial. Les llamó la atención que sea la única mujer árbitro y me llamaron a contar la experiencia, y cómo me sentí cuando empecé en un mundo de hombres.
 
- ¿Cómo te tratan los medios?
- No puedo decir que mal. Las críticas constructivas son aceptadas. Nunca encontré algo que sea no arbitral, por lo menos periodísticamente. Después en las canchas las cosas que una escucha no son arbitrales, son de género justamente, y esto es lo que vamos a hablar. “Andá a lavar los platos”, “Dirigís porque tal te pone tal...”, eso dicen. No me critican en la cancha por dirigir mal, me critican por ser yo, por ser la única.
 
- Pero esas críticas también las reciben los hombres.
- No, no. Que te griten en la cancha que dirigís porque tal persona te designa, porque tenés una relación él, no lo he escuchado en un hombre. Acepto que me critiqués arbitralmente pero no por otras cuestiones. Esas son las cosas que me molestan. Escuché a un periodista decir que yo no amonesté a un chico porque seguramente me gustaba. Eso me hizo enojar porque ya es una cosa personal.
 
- ¿Qué opinás del VAR?
- ¡Uh, qué tema! El sistema es bueno, pero lo aplican humanos. De nada sirve un sistema si los humanos no lo sabemos manejar. Hay situaciones que no tienen que estar reguladas por el VAR, tiene que ser utilizado para determinadas situaciones, si el balón entró o no, o si había o no posición fuera de juego. Si vamos a revisar todo por el VAR, los partidos van a ser interminables. Le quita la esencia, de ese fútbol que te hace enojar porque el árbitro no vio nada. Hay justicias o injusticias, es así, es fútbol. El VAR tiene que ser para cosas muy puntuales. Tampoco me parece bien que todas las jugadas sean a discreción del árbitro. El equipo, como pasa en el rugby, podría tener la posibilidad de revisar una jugada, o como ocurre en el tenis. Si sigue siendo a discreción del árbitro, estamos en la misma. 
Temas en esta nota: