TC en La Pampa: Gastón Mazzacane se quedó con la pole

Gastón Mazzacane, con el tiempo del viernes, se adueñó de la clasificación que disputó el TC en La Pampa.

El Turismo Carretera y La Pampa tienen, desde hace cinco años, una relación de amor intensa. Basta con recorrer los alrededores del escenario ubicado en la ruta 14 una semana antes, con puestos de venta de leña cada cien metros y los primeros fanáticos esperando al día jueves, cuando los portones se abren para invadir el gran campo y delimitar las parcelas propias. 

Así empieza el mundo TC en todos lados, pero en La Pampa la historia es diferente. “Venimos al autódromo con más onda de la Argentina” dice Guillermo Cejas, un reconocido fotógrafo de la categoría.

“Las cenas en Toay, los viernes, no ocurren en ningún circuito del país, solo Camilo Echevarría hace algo particular en Neuquen, ¿pero después? nada” aportan los periodistas nacionales, agasajados por la intendencia de Ariel Rojas.

El sábado casi récord (la cifra sólo se compara con la inauguración, en noviembre de 2013), de multitudes de todo el país, viene a pintar el preámbulo de un gran domingo que pinta ser multitudinario. Tendencias que, en todo caso, confirman que a veces en La Pampa ocurren cosas y el país lo sabe.

En lo deportivo los pilotos celebran que esta provincia los reciba tan bien. La pista, impecable, abre sus brazos y en promedios cercanos a los 200 kilómetros, los que pegan primero suelen tener ventajas.
El viernes, en la primera clasificación oficial, Gastón Mazzacane voló y se golpeó el pecho apenas bajó de su Chevrolet. “La Pampa tiene el caldén y a Mazzacane”, dijo el Rayo.

Este sábado, sin lluvia pero con un viento intenso con ráfagas de entre 35 y 40 kilómetros de frente, nadie pudo con el exF1 que se frotó las manos y se ilusionó con ganar por primera vez y meterse de cabeza en la pelea por el título.

El mérito se lo lleva Santiago Mangoni, después de ese tremendo accidente en Olavarría que le oscureció su futuro en la categoría. Sin embargo volvió y más rápido de lo que muchos creyeron, con una segundo puesto que hasta lo deja en la puerta de pelear la carrera. Agustín Canapino, en silencio, también avisó y su tercer puesto en la clasifica definitiva lo transforma en una real amenaza para cualquiera.

Mazzacane electrificó a todos y no le dejó chances a nadie. Con un gran auto sabe que está ante la posibilidad más importante de su carrera porque aquí puede escribir la página más gloriosa en el automovilismo deportivo argentino.

En los entrenamientos Facundo Ardusso (Renault) había vuelto a ser el más rápido y la referencia. Pero lejos de los tiempos de clasificación del viernes. Sin embargo, en el gran año de Torino, el Flaco de Las Parejas (quinto a 0s104) aparece como el gran candidato a quedarse con el título. Lejos quedó (25to), llamativamente, su compañero de escudería, Emiliano Spataro, ganador polémico en Rafaela. Está primero en la Copa de Oro y tiene tres oportunidades para ganar y aspirar a la corona, pero parece no ser La Pampa una de esas.

Por lo pronto en esta tierra, en la inmensidad verde, amarilla, donde por cuatro días un mundo itinerante representa una tela viviente para guardar en los recuerdos, Gastón Mazzacane -bien lo sabe- está dispuesto a romper una sequía de siete años y sentirse hecho en el automovilismo nacional.

Con estos resultados, Mazzacane, Mangoni y Canapino partirán bien adelante en las series de este domingo que se pondrán en marcha a las 9; 9.30 y 10 en el autódromo de La Pampa.

Temas en esta nota: