Soliverez - Tapia, campeones

La pareja preclasificada N2 se adjudicó el AJPP tras vencer 6-0 y 7-5 a Alfonso y Frugoni.

Se terminó una de las semanas más importantes para la vida padlística de La Pampa. En el Cristal Padel Club se convocó gente de toda la historia de este deporte, desde cuando se llamaba paddle y había suplementos en los diarios, espacios en las radios y programas especiales de tele.

La moda dejó de ser una tendencia y en la zaranda quedaron los que quedaron. Los que sostuvieron, si se quiere, un amor honesto por el deporte mismo. Desde el juego hasta la dirigencia.

O bien, hasta tener la suficiente audacia como para armar un club que sea modelo en el centro del país y albergar torneos con los tipos que sacan la pelota de la cancha -ya no de material y sí de cristal-, en una jungla en la que conviven los chicos talentosos como Agustín Tapia, que quiere llevar a Catamarca lejos y sumar puntos para ser, definitivamente, jugador de world tour. En ese camino está, junto con Lucho Soliverez, su pareja con la cual dominó de principio a fin este AJPP 1200 organizado por la familia Jubete en Cristal Padel.

Este domingo, en la final, vencieron sin dramas a Gonzalo Alfonso - Santiago Frugoni (4) por 6-0 y 7-5. Demasiado fácil el primer parcial, con muchos errores de Alfonso - Frugoni, capitalizados por la pareja ganadora.

En el segundo parcial todo fue más parejo porque, básicamente los perdedores se dedicaron a pasar la bola y forzar situaciones.

Recién en 5-5 se produjo el quiebre sobre el servicio de Alfonso. Soliverez sacó con la posibilidad de cerrar el juego y lo que vino fue muy fácil. El game terminó en 15 y el abrazo, en el medio de la cancha, premió a los mejores en La Pampa.

En semifinales, Alfonso - Frugoni habían dado la nota tras vencer a Cristian Ozán - Pablo Egea (pareja preclasificada número 1), 6-4, 6-4; y Tapia - Soliverez a Reinaldo Mariño - Maximiliano Cejas (3), en un partidazo, 6-1, 3-6 y 6-1.

“Tienen nivel de world tour”, dijo Gonzalo, perdedor pero feliz por el gran torneo en La Pampa y por volver a ser parte de una definición junto a su compañero.
“Estoy contento y espero seguir jugando mucho tiempo con Agus, estamos en un gran momento y en una etapa muy linda. Disfruto mucho con él”, aportó Lucho Soliverez.

Los cuatro coincidieron en felicitar y agradecer a la familia Jubete y que La Pampa, por intermedio de ellos, tenga un torneo de estas características con intenciones de eternizarse.




Las más vistas