“Nosotros bailamos con el corazón”

 

El Grupo de Danzas Folclóricas “Perun Piuké” nació a principios de 2016, dirigido por la maestra nacional de Danzas Folclóricas María Torres. “El objetivo inicial fue que los/as bailarines/as aprendan, practiquen y difundan las danzas tradicionales de nuestra provincia y del país”, contó Torres a El Diario, quien volvió a la danza y la docencia después de muchos años y a pedido de algunos/as alumnos/as.
Las ganas de aprender las danzas autóctonas, de bailar y de compartir, fue arrimando a un conjunto de alumnos/as que hoy integran la gran familia “Perun Piuké” (“bailar con el corazón”, en lengua araucana). Más de 20 personas, que van desde los 9 hasta los 82 años y que portan diversas experiencias de aprendizajes sobre las danzas tradicionales.

“Nos fuimos amoldando a la experiencia que cada uno/a traía hasta hacernos un grupo fuerte, que se ayuda, se respeta y acompaña, tanto dentro como fuera de las actividades propias del grupo”, dijo Gabriela Sombra, una de las bailarinas que integra el grupo.

Durante 2016, el grupo sumó experiencia participando en peñas, actos escolares, intervenciones junto a los “Payamédicos” y en colaboración con instituciones y ONG.

Fue esa unión grupal la que hizo posible que ante la invitación a participar del Xº Festival “La Troja Canta 2017” en Salta, ni lo dudaran y empezaran a realizar diversas actividades para conseguir todo lo necesario para viajar. Desde polladas hasta ponerse a confeccionar sus propios trajes.

“Todo lo que hicimos para viajar y lo que seguimos haciendo para realizar cada una de las presentaciones es a pulmón. Cuando nos invitaron a participar en ‘La Troja’, no teníamos ni los trajes. Así que nos pusimos ‘manos a la obra’ y los comenzamos a confeccionar nosotros/as mismos. Incluso los varones. Eso le dio un plus, porque cuando los usamos, los usamos con orgullo y honor. Y no solamente porque representa a nuestra cultura, sino porque tiene el valor de haber sido hecho por nosotros/as mismos/as”, señaló Sombra, entusiasmada.

“Esta falta de apoyo nos unió más como grupo porque implicó que nos movilizáramos para conseguir todo lo que necesitábamos, pero vemos que lamentablemente la danza es una de las actividades más castigadas por las políticas culturales gubernamentales, y eso hace que todo sea más costoso, lento y trabajoso”, lamentó Daniel Pérez, otro bailarín de Perun Piuké.

Intercambio cultural

El Grupo de Danzas Folclóricas fue invitado a participar, el pasado 22 y 23 de julio, del Xº Festival “La Troja Canta 2017”, en el paraje “La Troja”, a 65 kilómetros de la capital salteña. El festival es organizado hace una década por el folclorista Javier Jiménez, junto a Julio Delgado (campeón nacional de asadores) y el cordobés Ángel Vázquez.

Los y las bailarinas de Perun Piuké que viajaron fueron Patricia Lucero, Gastón Marmisola, Daniel Pérez, Gabriela Sombra, María Torres, Romina Furriol, Candela Furriol, Salvador Ale, Guillermo Sandoval, Jésica Sierra Valenzuela y Gustavo Marmiso.

“Fue una experiencia maravillosa. Nosotras, las personas ‘del sur’, como se dice allá, no estamos acostumbradas a que nos reciban de esas maneras. Los/as salteños/as fueron muy hospitalarios y respetuosos. Nosotros llegamos un par de días antes de que comenzara el festival; ellos habían organizado un recorrido por las radios y programas de televisión locales, en donde pudimos sentir la importancia que se le da a la cultura tradicional”, contó Gabriela Sombra, para quien el festival significó un verdadero y profundo “intercambio cultural”.

“En el norte se bailan chacareras, gatos, ritmos rápidos si se quiere. Y nosotros fuimos a bailar zambas y ritmos más lentos. Sin embargo, el recibimiento fue hermoso. Ellos los escucharon y los bailaron como si fueran chacareras”, explicó María Torres.

“Creo que ellos no están acostumbrados a ver o disfrutar la cultura del sur. Ellos no han visto una bota de potro, por ejemplo, porque están acostumbrados al gaucho norteño: ‘botas fuertes’ o ‘norteñas’ y poncho rojo, que es lo que distingue al gaucho de Salta”, agrega Daniel Pérez, al tiempo que destaca el “orgullo” no solo de vestir los atuendos tradicionales, sino también el haberlos confeccionado con sus propias manos.

“Si bien se trata de un festival de canto, en el que no se dan menciones o premios, muchas de las personas que participaron sostuvieron que fuimos la revelación del festival. Así que imaginate cómo nos volvimos de contentos”, festeja Torres. Y agrega: “Nuestro objetivo inicial y principal es aprender lo mejor posible nuestra danza y poder seguir representando de la mejor manera a nuestra provincia haciendo lo nuestro. Aun cuando debamos hacerlo a pulmón. Por eso, invitamos a todas las personas que quieran aprender a bailar nuestras danzas folclóricas, a sumarse a Perun Piuké, los martes y jueves, de 20:30 a 22:30 horas, en las instalaciones del Círculo de Suboficiales y Agentes de la Policía de La Pampa (Luther King 2245) de Santa Rosa. Nosotros somos Perun Piuké, y bailamos con el corazón”, concluyó Torres.

Temas en esta nota: