El acusado por el crimen de "Kawasaki" Guardia se negó a declarar

 Con los alegatos de apertura comenzó ayer por la mañana el debate oral y público por “homicidio agravado y portación de arma de fuego” contra Roberto Palmero, acusado de dar muerte a Jorge “Kawasaki” Guardia en el barrio Ranqueles.

General Pico (Agencia) - El imputado se negó a declarar durante la apertura del debate. Los primeros testigos ratificaron que las diferencias entre víctima y victimario eran conocidas por muchos y llevaban años.

La jueza, Paola Loscertales, presidió el Tribunal Colegiado que integraron también Florentino Rubio y Carlos Pellegrino. En representación del Ministerio Público Fiscal estuvieron Ivana Hernández, Verónica Campo, Guillermo Komaroski y Horacio Di Nápoli. La Querella estuvo en manos de María José Gianineto y la Defensa a cargo del abogado Gastón Gómez.

kawasaki2

La fiscal Ivana Hernández adelantó en su alegato que la Fiscalía intentará en juicio acreditar el hecho ocurrido el 20 de febrero de 2015, entre las 22 y 22:30 horas. Apuntó en tal sentido que

Palmero manejaba una moto negra y llevaba un casco oscuro cubriendo su cara, en el barrio Ranqueles. En la calle 33, desde a 36 hacia la 40, inició una persecución a una motocicleta que conducía Federico Alvear y llevaba como acompañante al señor Jorge Daniel Guardia”.

Hernández indicó que “en esta persecución el señor Palmero efectuó varios disparos de arma de fuego, haciendo que en la intersección de las calles 33 y 38 bis Guardia se arroje de la moto”. Y puntualizó “a una distancia mayor a un metro recibió (por Guardia) un disparo en la zona lumbar derecha, con una trayectoria de atrás hacia adelante”.

La investigadora adelantó que en el debate “se escucharán los testimonios de familiares, para poder reconstruir las antiguas rencillas que tenia Guardia con Palmero, y Guardia tenia la entrada prohibida al barrio Ranqueles”.

Por último sostuvo que “la fiscalía va a sostener la calificación legal de homicidio agravado por el uso de arma y portación de arma de uso civil, en concurso real”.

La querella por su parte se limitó a compartir los argumentos y pretensiones de la Fiscalía.

Defensa

El abogado santarroseño, Gastón Gómez, tanto en el alegato como a la hora de indagar a los primeros testigos trató de remarcar los problemas que Guardia mantuvo, no solo con Palmero, sino con otras personas que incluyeron varias peleas callejeras.

Gómez adelantó que la Defensa “a partir de estudiar la investigación fiscal preparatoria entiende la inocencia de mi defendido, que declaró en la investigación y fue ampliada dos años después en sede de Fiscalía”.

Remarcó también que la causa del 2015 tuvo “una dilación en el principio y después de desvincular a una persona de la investigación detienen a mi pupilo, luego de una ampliación de indagatoria, y esa es una cuestión llamativa”.

Para aseverar luego que “no existen elementos convincentes certeros, precisos que pongan a mi pupilo en el lugar de los hechos, por lo cual vamos a pedir la absolución y vamos a fundar los hechos. Estaremos a la escucha de los problemas previos, seguramente tendría distintos problemas con distintas personas”.

Gómez puntualizó también que “veremos el testigo que hizo la reconstrucción del hecho y que produjo el cambio en la causa, y pediremos que confronte con Federico Alvear, quien fue el verdadero testigo de todo”.

Observó al respecto que “se van a ver claras contradicciones, creemos que ese testigo es el importante de este mecanismo que entendemos equivocado para responsabilizar a mi pupilo. Va a caer por su propio peso”, adelantó el letrado. Y adelantó “escucharemos a los policías y veremos que no hay pruebas contundentes”.

Testigos

Los padres de “Kawasaki” Guardia fueron los más destacados de los testimonios que se escucharon en la audiencia desarrollada en horas de la mañana.

La madre, Paola Quiroga, dijo que el problema entre ambos llevaba ya algunos años. Palmero “se juntaba a fumar” con Paola Quiroga, su vecina en el barrio Ranqueles y a su vez la ex pareja y madre de un hijo con Guardia. A partir de esta situación comenzó el enfrentamiento con la víctima. La madre remarcó que Palmero le decía al hijo de Guardia, de 5 años, cosas sobre su padre como “lo voy a cagar a tiros”.

Contó que un día su hijo, el día del homicidio, fue al barrio Ranqueles a visitar al padre, con quien se había peleado y hacía un mes que no se hablaba. En ese momento, la mamá, conociendo la situación con Palmero, le advirtió que no fuera porque “te la van a dar por la espalda”.

El padre de “Kawasaki”, Jorge Guardia, remarcó los problemas entre víctima y victimario, todo sobre la base de comentarios, que hacían referencia a al riesgo que representaba para su hijo entrar al barrio Ranqueles porque “se la tenían jurada”.

Temas en esta nota: