El primer fiscal del caso, José Luis Coito, además del equipo que se sumó a la investigación, tiene un enigma en sus manos, digno de los mejores ejemplos del género policial. Los misterios del caso. Apuntan a una desaparición o posible homicidio.