Secuestran animales por casos de triquinosis

Los cerdos decomisados serán sacrificados e incinerados. Fueron trasladados a Intendente Alvear. Se sospecha de la muerte de un familiar de las personas a las que se les detectó la enfermedad.

General Pico (Agencia) - En el marco de supuestos casos de triquinosis detectados por Salud Pública de la Provincia en esta ciudad, personal de SENASA secuestró ayer una importante cantidad de cerdos en un campo cercano a la Ruta Provincial 4. Sospechan de la muerte de una persona, registrada días atrás, que podría tener vinculación con el consumo de alimentos contaminados.

El caso es manejado en un cerrado hermetismo por parte de autoridades provinciales, pero El Diario pudo confirmar ayer a través de diversas fuentes algunos de los pasos que se dieron a partir de la aparición de al menos un caso de triquinosis en una persona, mientras que hasta el momento existen serias sospechas sobre los motivos del fallecimiento de otro vecino piquense.

El Ministerio de Salud advirtió la semana pasada sobre casos sospechosos de triquinosis en la ciudad y adelantó su intervención.

El comunicado oficial indicó que “frente a la sospecha de los casos, se evaluó la situación y se concluyó en que la producción de la faena del animal implicado fue distribuida entre una sola familia y sus allegados. Se registran las personas que consumieron el alimento, se han indicado las pautas a seguir y se descartó el resto del alimento elaborado, informó oficialmente Salud”.

Y agregó que “SENASA ha intervenido oportunamente en el establecimiento productor del cerdo procesado”.

Cabe recordar que la triquinosis es una enfermedad producida por un parásito, que el hombre puede contraer al consumir carne de cerdo cruda o mal cocida. Los síntomas de la enfermedad pueden ser al inicio gastrointestinales (por ejemplo diarrea), malestar general, fiebre, dolores musculares, hinchazón en los ojos, entre otros.

Procedimiento

Según indicaron diversas fuentes a El Diario, en el día de ayer personal de SENASA habría secuestrado aproximadamente 50 cerdos en un campo cercano a la Escuela 84 y la Ruta Provincial 4. Los animales fueron trasladados a la localidad de Intendente Alvear, donde en instalaciones adecuadas se sacrificarían y allí serían incinerados los cerdos a los que se les detecte el parásito que provoca la triquinosis.

Por otra parte, los diversos actores consultados ayer por este medio confirmaron que existen sospechas sobre los motivos del fallecimiento de un hombre en esta ciudad, a partir de la posterior confirmación de triquinosis en un familiar. Además, en la vivienda de la familia donde se detectó la enfermedad se secuestraron chacinados, aparentemente de factura propia. Fuentes políticas, sanitarias y judiciales no desmintieron la versión consultada por El Diario, pero se excusaron de hacer declaraciones públicas porque el tema por ahora- lo maneja Salud Pública de Provincia y SENASA, mientras que no se realizó ninguna denuncia penal al respecto.

Sospecha

Hace poco menos de un mes se conoció el fallecimiento de un hombre conocido en el medio, luego de permanecer internado un par de días en una de las clínicas del medio. Según se pudo saber, la persona estuvo algunos días descompuesto hasta que decidió concurrir al establecimiento privado y allí sufrió un paro cardíaco, del que fue salvado, pero luego su situación se agravó y finalmente falleció por otro paro.

Un familiar del fallecido habría presentado también síntomas similares y fue asistido, mientras que los estudios posteriores habrían confirmado que se trataba de triquinosis. A partir de este momento habría intervenido Salud Pública con la familia piquense que consumió chacinados.

El Diario consultó ayer en Tribunales por el caso y admitieron conocer la misma versión, pero confirmaron que ni la familia damnificada, ni autoridades sanitarias provinciales radicaron denuncia al respecto. Tampoco la Justicia actuó de oficio.

De iniciarse una investigación, el caso podría encuadrarse en el artículo 241 del Código Penal como “delito contra la salud pública”, que según indica la normativa se da “cuando se pone en peligro la salud o la vida por una conducta imprudente al no cumplir con las normas”. Se trata de un delito doloso, que prevé una condena que va desde los 6 meses a los 5 años de prisión.

Temas en esta nota: