Cerraron el hogar para víctimas de violencia de género

El obispo Raúl Martín confirmó que ya acordaron con el municipio la devolución del predio donde funciona el Hogar de Medio Camino María Magdalena. Organizaciones feministas responsabilizan a la comuna y exigen una alternativa para no desatender la problemática.

El Hogar María Magdalena, destinado a albergar a víctimas de violencia de género, se cierra a fin de mes, tal cual lo confirmó el obispo católico Raúl Martín. “Arreglamos que a fin de mes estarían devolviendo el predio que hace bastantes años lo tenía en comodato el municipio”, dijo.

El religioso indicó que la iglesia utilizará el lugar para actividades pastorales, catequesis y de Cáritas. “Queremos hacer un centro de evangelización. Queremos desarrollar esa tarea y también destinaremos una parte a algo social, de Cáritas”, expresó en declaraciones al canal de la CPE. “Está definido. Tenemos pocas posibilidades de localizaciones. Somos pocos sacerdotes. Localizar allí para dar catequesis permite que veinte pibes de esas veinte manzanas tengan un lugar y no se tengan que trasladar”, acotó.

Los rumores sobre el cierre habían trascendido hace diez días. Incluso la concejala del PJ, Cristina Lezcano, impulsó la convocatoria de la secretaria de Desarrollo Social, Diana Bonifacio, para que informe sobre el estado de abandono del hogar. En marzo la directora de Política de Género, Carina Verdasco, había respondido un pedido de informe que no dejó conformes a los ediles. La funcionaria no mencionó en aquel momento la posibilidad del cierre del hogar.

Sin embargo, ahora se confirmó. El intendente Leandro Altolaguirre salió a aclarar que el municipio igual tiene "los mecanismos para intervenir" en los casos de mujeres vulnerables, aunque no aclaró la forma de suplir el servicio asignado al hogar. También anunció que le pidió a los gobiernos nacionales y provincial que financien la construcción de un albergue de ese estilo (Ver nota aparte). 

Desde la agrupación feminista “Todos Somos Andrea”, Mary Zerbino, denunció “la falta de políticas integrales” a partir de la falta de abordaje a los casos en ese lugar. “Es una gestión deplorable, últimamente se había convertido en un alojamiento donde se solo se le brindaba techo y comida a las mujeres y niños. En este contexto, pensar que esas mujeres vulneradas al menos tengan techo y comida, no es poca cosa”, señaló.

En la actualiddad el hogar está vacío. “En algunos casos la municipalidad recurre a hoteles por un par de noches. No es una alternativa viable, no soluciona la problemática de quién está en esa situación. Exigimos a las autoridades que den una explicación sobre el cierre del hogar y cual es la alternativa que van a prensetar para los casos de víctimas de violencia o trata”, agregó. “Más allá de la excusa de que el obispado pide el predio, la municipalidad vació el lugar, la intención del municipio desde el primer momento fue el cierre. El deterioro y abandono ha sido intencional. Hoy en el lugar solo hay perros”, concluyó.

El abandono y la falta de refacciones del hogar habían motivado en diciembre el pedido de informes en el Concejo. Además, una mujer había denunciado en esa época la falta de atención médica y de asistencia interdisciplinaria desde la comuna. El hogar comenzó a funcionar en junio de 2014, durante la intendencia del justicialista Luis Larrañaga.  

Temas en esta nota: