Ya se quemaron 153.745 hectáreas

El INTA Anguil realizó un informe q ue determinó que se quemaron 153.745 hectáreas entre los días 27 de noviembre de 2017 y el 1 de enero de 2018.

El informe del ingeniero agrónomo Pablo Vázquez precisó que “en el informe entregado en junio de 2017, toda la región sur de la provincia presentaba condiciones de extrema peligrosidad para la ocurrencia de fuegos”.

La existencia de un proceso de arbustización generalizado, condiciones de baja carga animal, producto de la severa sequía ocurrida entre los años 2008 a 2010 y una serie de años extraordinariamente húmedos, son las condiciones ideales para la acumulación de grandes volúmenes de materia seca fina requerida para el comienzo de fuegos, y que no fueron quemadas durante el último incendio que finalizó en febrero de 2017”, precisó.

“Tras la recepción de alertas del servicio de la NASA de focos de calor en la provincia se evaluó el impacto de estos fuegos cuantificando el área afectada hasta la fecha a partir de sensores remotos”, explicó el informe del INTA.

“Los resultados fueron comparados con el mapa de pronóstico de incendios por detección de áreas potencialmente peligrosas generado en junio de 2017 por el modelo desarrollado en INTA Anguil y entregado a autoridades provinciales”, señala.

Explica que “desde el 24/11/2017 hasta la fecha se identificaron 1302 focos de calor con los sensores
MODIS (TERRA y AQUA) y VIIRS”.

“Lamentablemente, el incendio más grande detectado (zona NE de Lihuel Calel, y NO de Hucal) el cual alcanzó a quemar entre el 27 y 28 de diciembre 98000 hectáreas, cobró dos víctimas fatales en las inmediaciones de la localidad de Bernasconi”, agrega.

cuadroincendio

Temas en esta nota: