Créditos: revelan la “usura financiera en Santa Rosa"

El diputado provincial Luis Solana (PS FrePam) realizó un relevamiento sobre sobre las casas de crédito y préstamos de Santa Rosa. Concluyó que el estudio permite ver un escenario de “usura financiera”.

“Si bien son altas las tasas del banco público, el sentido de este informe es alertar sobre el delito masificado de la usura que llevan adelante casas de préstamo o financieras privadas, que no están alcanzadas por las regulaciones del Banco Central, pero que tampoco son puestas bajo la lupa de organismos de Defensa del Consumidor, Poder Judicial, AFIP, Rentas o controles locales”, dijo Solana.

“Se dice que hay usura cuando se aprovecha de la necesidad, urgencia o inexperiencia de una persona a la que se le hace prometer o devolver cosas o intereses desproporcionados por lo que recibe”, precisó.

“Como se puede observar en los gráficos que integran el informe (están detalladas las entidades y sus CFT), el que toma un préstamo a un año por 10 mil pesos en la banca pública en Santa Rosa paga un Costo Financiero Total promedio del 52,81%. En los bancos privados este interés promedio se eleva al 66,92%; mientras que en las entidades no bancarias, llamadas financieras, el Costo Financiero Total promedio trepa al 148,5%, lo que en algunos casos nos obliga a devolver en solo un año, más de dos veces lo que nos han prestado. Cuando ese plazo es de dos o tres años se multiplica varias veces el monto a devolver. En estas últimas entidades el atraso de una cuota puede llegar al 30% mensual de recargo”, afirmó.

cuadrousura

La Justicia no se mete 

“Una vez que se capta el cliente y éste se atrasa en una o dos cuotas comienzan con las gestiones de cobro, en general tercerizados, y el modus operandi es la intimidación permanente. En general los estudios jurídicos se presentan a la Justicia y son los juicios que más rápido avanzan ya que del otro lado la víctima de usura no tiene recursos para contratar abogados”, afirma el diputada.

“Es necesario resaltar la liviana actuación de la Justicia (salvo honrosas excepciones) y del Estado a través de la oficina de defensa del consumidor. No quieren ver que todos los días las financieras privadas otorgan créditos usurarios a cientos de pampeanos, cometiendo un delito en cada operación”, explica.

Esto ocurre, dice Solana, a pesar que “existen herramientas para combatir la usura, como el nuevo Código Civil y Comercial (CCyC), a través de su artículo 1821, que introdujo para el caso puntual de los títulos valores el pagaré entre otros, la posibilidad de introducir nuevas defensas, y en el artículo 1384 que las disposiciones relativas a los contratos de consumo son aplicables a los contratos bancarios”.

“También en el artículo 1389 sancionando con nulidad a los contratos de crédito que no contienen información relativa al tipo y partes del contrato, el importe total del financiamiento, el costo financiero total y las condiciones de desembolso y reembolso. En muchos casos no les dan nada, la financiera se queda con toda la información. Además el artículo 1094 del CCyC señala que las normas que regulan las relaciones de consumo deben ser interpretadas conforme al principio de protección del consumidor, y en caso de duda debe estarse a la más favorable a este”, dice Solana.

El legislador provincial dice que “el Código Penal Nacional en su artículo 175 bis. reza: ‘El que, aprovechando la necesidad, la ligereza o la inexperiencia de una persona le hiciere dar o prometer, en cualquier forma, para sí o para otro, intereses u otras ventajas pecuniarias evidentemente desproporcionadas con su prestación, u otorgar recaudos o garantías de carácter extorsivo, será reprimido con prisión de uno a tres años y con multa de pesos tres mil a pesos treinta mil’”.

“Las agencias que nos protegen deberían actuar de oficio para evitar aprovechamientos, usuras y abusos de posiciones dominantes sobre las familias pampeanas”, asegura.

“Se generan situaciones sociales y económicas muy graves. La banca pública debería tener créditos flexibles a quienes se encuentran en el circuito informal. La inequidad es contundente, los sectores más necesitados pagan más por el mismo producto (créditos) que los que más tienen”, dice el legislador.

Solana analizó que uno de los factores del problema es la usura. “Las promociones para captar consumidores de servicios financieros nos muestran un exceso de felicidad a quien toma un crédito usurero. En general se utilizan algunos famosos que legitiman las casas de préstamo, o familias con sus sueños cumplidos a partir del crédito. Son créditos de poco monto, pocos requisitos para el otorgamiento y altísimas tasas de interés”, explica.

Temas en esta nota: