Confirman el avance de una idea que es un riesgo para la zona inundable

En la manzana de la capital pampeana donde el año pasado, en el medio de las inundaciones, un funcionario nacional metió “las patas en el charco” ahora se planea un emprendimiento inmobiliario.

El proyecto de un negocio imobiliario en una zona inundable de Santa Rosa sigue avanzando, pese a que todavía no tendría el definitivo visto bueno de la Municipalidad. Pero la empresa Ilka no ha dudado en promocionar su emprendimiento “Penta”, planeado para su construcción -tal como adelantó El Diario- en un sector de la capital pampeana que podría poner en riesgo a la zona norte que sufre inundaciones.

Según el geólogo Gustavo Fábregas, uno de los voceros de los residentes en el barrio Malvinas Argentinas, ese negocio inmobiliario y también la intención de asfaltar la colectora de la ruta 35 Norte complicaría a los barrios inundables.

El proyecto inmobiliario, según versiones, supone la construcción de varias decenas de departamentos y locales comerciales en la esquina de Farinatti y Raúl B. Díaz. Es la misma zona inundada el año pasado, donde un funcionario nacional posó metiendo “las patas en el charco”.

Ilka Construcciones difundió su negocio: está levantando un complejo en esa manzana de las calles Raúl B. Díaz, Farinatti, Giachino y Montaldo, a unos cien metros de los cuencos del Malvinas Argentinas y de Villa Germinal.
Penta propone una “excelente ubicación. A cuatro cuadras del nuevo hospital”. Serán unidades habitacionales de 1, 2 y 3 dormitorios, más locales comerciales.

“Penta” todavía no tendría autorización comunal, lo que no implica que no pueda lograrla en las próximas semanas. Por lo pronto, el negocio en marcha -al que por ahora se considera un anteproyecto- ya es una presión para las autoridades.

Los vecinos de la zona ya mostraron su desacuerdo con esa obra. “Sería una irresponsabilidad más del Estado municipal”, aseveró el vecino Abel Gómez, vocero del grupo que se ha manifestado.
La manzana de la construcción es uno de los puntos más bajos de la cuenca cerrada.

Una de las dudas es si se autorizó ese emprendimiento sin la realización de un impacto ambiental. “Impermeabilizar una hectárea en esa posición, en un barrio donde colapsan las cloacas permanentemente y donde no se ha realizado ni una sola inversión para mitigar las inundaciones a pesar de los reclamos y las propuestas concretas de los vecinos, solo traerá más penurias”, dijeron.

“Estamos en estado de indefensión, porque nuestros planteos nunca tuvieron alguna respuesta. Ni siquiera nos atienden”, lamentó Gómez.

En el estudio de Malvinas Argentinas, que se hizo en el año ’91, ya se aconsejaba no impermeabilizar más el sector, permitiendo solo el loteo de amplias superficies absorbentes. Aun así se hizo el barrio de 520 viviendas en 2005.
En 2008 se hizo otro estudio sobre Malvinas Argentinas. También recomendó no impermeabilizar y limitar al mínimo las calles pavimentadas.

Temas en esta nota: