El concejal Torres provocó otro escándalo en el Día de la Mujer

Presentó otra vez un proyecto relacionado a "el niño por nacer" en el Día de la Mujer. El edil de Pueblo Nuevo que ya había generado un enfrentamiento con esa iniciativa y provocó la reacción de agrupaciones feministas movilizadas. La Banca del Vecino, ocupada por representantes de las organizaciones que convocaron al Paro de Mujeres.

El concejal por Pueblo Nuevo Roberto Torres generó otro escándalo este jueves, al presentar tan luego en el Día de la Mujer el proyecto que adhiere a la iniciativa de "El niño por nacer". Se dispuso que la iniciativa se tratara en comisión.

Torres provocó la reacción de las agrupaciones feministas movilizadas por el Paro Internacional. El salón del Concejo fue caja de resonancia de las distintas posturas frente al tema. En el momento en que Torres se decidió a insistir con su ocurrencia las mujeres estaban movilizadas en la Plaza San Martín. El edil tuvo que soportar el griterío y la furia de varias, que se sintieron provocadas.

Ya el año pasado se generó un enfrentamiento. Torres, desde su bloque unipersonal, promovió la adhesión al decreto nacional 1.406/98. Pretende que la Municipalidad de Santa Rosa declare el 25 de marzo de cada año, como Día del Niño por Nacer.

Este jueves, Cintia Alcaraz y María Zerbino, integrantes del Colectivo "Todas somos Andrea", utilizaron la Banca de la Vecina del Concejo Deliberante para repudiar la presentación del proyecto. “Sabemos que hoy se presentará sobre tablas este proyecto y estamos absolutamente en contra”, aseguró Alcaraz. 

Leyó un documento por el Día Internacional de la Mujer y el 8M. “Paramos porque nuestras extensas jornadas laborales no son reconocidas. No son remuneradas, cuidar, limpiar, sostener a la familia opresora no es nuestro destino. Somos esa parte del pueblo que cobra un 17% menos por las mismas tareas que hace el varón. Somos las vulneradas con más violencia, por las políticas de ajuste de este gobierno neoliberal. Nuestros cuerpos lo saben, lo sienten y lo repudian”, aseguró.

Agregó: “paramos porque la cultura nos expone la función exclusiva y excluyente de cuidadoras. Nos dicen que es nuestro instinto, que para eso nacimos y que tan bien nos sale. Gran estrategia para ahorrar en dividendos, apropiándose de nuestro tiempo. Primero nos llenan de culpas para excluirnos de los principales espacios de decisiones, nos idolatran como madres abnegadas, esposas ejemplares, mujeres obedientes. Nos repudia combativa, nos castiga militante, nos expulsa libertarias y hace rato, entendimos, y por eso renunciamos. Pero no renunciamos a nuestro derecho a percibir un salario real. Exigimos ser soberanas de nuestro tiempo, nuestros cuerpos y también de nuestras economías”.

“Paramos para exigir paritarias libres, convenios colectivos de trabajo, el 82% móvil para jubiladas y jubilados, puestos relevantes en los lugares de decisión política y sindical y de toda forma de organización. También para decir basta de despidos, de precarización y de criminalización de la pobreza. Basta de violencia femicida y travesticida”, afirmó.

Alcaraz reclamó que “La Pampa adhiera al protocolo nacional legal del embarazo, acorde a las exigencias de la Corte Suprema de Justicia y la Organización Mundial de la Salud. Reclamamos la efectiva aplicación de la Ley 26150 de Educación Sexual Integral”.

Para finalizar, pidió por el aborto seguro, legal y gratuito. “Entendemos que la no garantización del derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito es una violación a los Derechos Humanos de las Mujeres, al derecho a la Salud Pública y al derecho a decidir por el propio cuerpo y quiero reconocer, como compañeras a quienes han trabajado por la Campaña Nacional del Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que se merecen todo el aplauso de la sociedad y también a las compañeras socorristas que en La Pampa tienen números concretos sobre los abortos y deciden con información completa, segura y de la OMS, llevar adelante la interrupción de esas gestaciones”, concluyó.

En marzo de 2017 se produjo la confrontación con las organizaciones feministas y en ese momento se le puso un freno al tratamiento de la iniciativa.

Torres se buscó compañía también, ya que se hizo acompañar por sectores de la iglesia evangélica. Ya aquella vez Alba Fernández, del bloque unipersonal del Frente Para la Victoria, pidió la palabra para manifestar su postura contraria al proyecto. Señaló que “la vida comienza desde el nacimiento y no antes”.

El Foro Pampeano por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito se movilizó ante el proyecto. “El Estado argentino es laico y que las diversas religiones no deben tener injerencia. Por el contrario, el Estado debe elaborar políticas en favor de la salud de las mujeres, sin estas intromisiones, a las que repudiamos totalmente. También insistimos en la educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y el aborto legal para no morir”, sostuvo Mirta Fiorucci, una de sus integrantes.

La postura de Torres es conocida: “Hay mucha gente a favor de la vida. El proyecto es muy sencillo, que va de la mano con lo que es la Constitución Nacional y el derecho internacional”. Eligió a Alba Fernández como su contrincante: “Ella representa al FpV y puntualmente, fue Cristina Fernández de Kirchner quien, en 2011, inició la Asignación Universal por Hijo, con lo cual, tendríamos que estar hablando que su bloque tiene una incongruencia total. Me parece que se están combinando temas que no van de la mano, todos tenemos que estar a favor del niño por nacer”.

“Sabíamos del FpV, pero creo que hay un plafón adecuado para poder tratarlo, creo que este es el lugar adecuado; es con tolerancia y abriendo el debate donde vamos a poder tomar las mejores decisiones, entendiendo que esto no le cambia la vida a nadie: no estamos definiendo leyes que van a influir sobre la vida de las personas”, dijo ya aquella vez.

Temas en esta nota: