Cloacas no previstas: el IPAV dice que las obras las aprobó el municipio

Santa Rosa había acusado a la Provincia de hacer obras sin tomar previsiones. Respondió el gerente Técnico Jorge Barisio.

El Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda (IPAV) salió al cruce de la Municipalidad de Santa Rosa luego de que la comuna intentara acusar a la Provincia por la falta de previsión en la obra de un nuevo barrio. Según el municipio, al afrontarse el emprendimiento no se previó la realización de una nueva red de cloacas, o al menos un ensanchamiento de las cañerías ya existentes.

El gerente Técnico del IPAV, Jorge Barisio, recordó que las obras que realiza el organismo “previamente son aprobadas por los prestadores de servicio, en este caso la Municipalidad de Santa Rosa”.

El que hizo la advertencia desde la comuna fue el subdirector de Mantenimiento de la Municipalidad de Santa Rosa, Néstor Rivero. En tono de reproche, planteó que “se está por entregar otro barrio ahora sin prever una red de cloacas nueva. Va todo a la misma cañería existente, tenemos diámetros calculados para un barrio y le agregan 200 o 300 viviendas y se padecen las consecuencias... Va a haber más problemas, son las mismas cañerías. Deberían prever cañerías de mayor diámetro o secundarias”.

Barisio le salió al cruce: “cada obra ejecutada por el IPAV se realiza con la aprobación técnica de cada ente prestador de servicio, en el caso de saneamiento, corresponde a la Dirección General de Agua y Saneamiento de Santa Rosa”.

“El Instituto de Vivienda, cuando interviene en cualquier localidad y por la magnitud de obras que lleva adelante, lo primero que hace es solicitar a los entes prestadores de servicios la factibilidad para la posterior prestación de los mismos. En función de esas factibilidades es que se hace o no la opción de adquisición y uso de los terrenos y se condiciona a los proyectos de las obras que van a a ser llevadas a cabo”, amplió.

Los trámites

El gerente del IPAV detalló los procesos para la construcción de las viviendas: “dicho proyecto tiene que estar aprobado por el ente prestatario, previo al inicio de los trabajos. Los cálculos de diámetros, instalaciones, intervenciones singulares y todo lo que haya que hacer en la intervención de la obra estuvo a consideración del prestador quien otorgó la aprobación para ser ejecutado. Los diámetros surgen de un análisis técnico, no es una cuestión de cuál se coloca y cuál no”, sostuvo.

En relación a las construcciones que realiza el IPAV, remarcó: “quiero dejar aclarado que el IPAV no actúa realizando obras porque sí sino que todas se adecúan a las necesidades del prestatario. Una vez que se finalizan las obras se las transfiere al prestador para que realice el uso y mantenimiento de las mismas y lógicamente el cobro de las prestaciones, y allí es donde el Instituto cede la propiedad de la obra”, manifestó.

Además Barisio se refirió a la obstrucción del caño cloacal en el barrio Néstor Kirchner: “el rebalse se genera en sectores vecinos al barrio en construcción. Además, al precisamente estar en construcción, no genera aportes de efluentes a la red por lo que el inconveniente es previo y de sectores que están en servicio”.

 

Temas en esta nota: