Fingió un asalto a mano armada para estafar a una empresa de seguros

La denuncia por el robo se produjo en 2016 y el auto apareció a los pocos meses en Pico, en un estacionamiento. El dueño no pudo justificar su procedencia y quedó detenido.

General Pico (Agencia) - El fiscal general Armando Agüero y la fiscala Soledad Forte llevan adelante una investigación por un llamativo caso de estafa en el que está involucrado un piquense que fue formalizado el pasado jueves.

A mediados de 2016, el imputado fingió un asalto a mano armada en Buenos Aires en que el presuntamente le sustrajeron su automóvil, por lo que reclamó y cobró la indemnización por el mismo. Sin embargo, meses después fue detenido en General Pico cuando la Policía lo encontró circulando en el rodado supuestamente robado, el cual aparentemente tuvo escondido y luego le cambió las chapas patente para poder circular.

El hecho por el que el imputado fue formalizado el pasado jueves en el Palacio de Tribunales de la Segunda Circunscripción Judicial ocurrió hace aproximadamente dos años, cuando el propietario de un automóvil Audi A3 denunció en Capital Federal que le sustrajeron a mano armada el coche mientras se encontraba detenido en un semáforo aguardando la luz verde.

Posteriormente, el joven regresó a General Pico donde se presentó ante la compañía aseguradora que tenía contratada y realizó la denuncia administrativa para iniciar el trámite de reclamo. Tiempo después, la empresa Cooperación Mutual Patronal le entregó la suma en la que estaba valuado el rodado, unos 139.000 pesos, y luego esta persona firmó la documentación cediendo los derechos del vehículo a la firma de seguros, la cual quedaría en posesión del mismo si en algún momento era recuperado.

Finalmente, el 5 de agosto de 2016, personal del Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional II encontró un Audi A3 estacionado en el playón de estacionamiento de la Estación de Ferrocarril del centro piquense. Como tenía una sola chapa patente, estaba repintado y presentaba algunos faltantes, solicitaron información al respecto al CECOM, que les informó que la patente no se condecía con el coche y ordenaron que lo secuestraran. Poco después se sumó al procedimiento personal de la Comisaría Primera, que finalmente detuvo al estafador cuando éste se presentó para retirar el rodado y no pudo justificar su procedencia.

Si bien en un primer momento se difundió que se trataba de un auto sustraído en Mar del Plata y que el sospechoso lo compró sin documentación, luego la investigación permitió comprobar que era el mismo coche que el implicado denunció que le robaron en Capital Federal, el cual se presume tuvo escondido hasta que cobró la indemnización y luego lo alteró y le cambió la patente para volver a circular, confiado de que en Pico no sería descubierto.

Finalmente, el rodado fue entregado a la aseguradora antes mencionada, que quedó como damnificada en una causa por “estafa”, por la cual el joven fue citado a declarar varias veces pero solo se presentó en una ocasión. Luego hizo caso omiso a reiteradas citaciones para que se presente en los Tribunales para ser formalizado, por lo que se libró una orden de captura y después de tres meses de búsqueda, el pasado miércoles fue detenido.

El imputado fue sometido a una audiencia de formalización, acompañado por el defensor oficial Alejandro Caram. Por pedido de los fiscales Forte y Agüero, el juez de Control Diego Ambrogetti le imputó el delito de “estafa” y lo dejó en libertad, con la obligación de presentarse cada lunes en sede policial para firmar actas. Fuentes judiciales adelantaron que la Fiscalía presentará próximamente la acusación formal para llevar la causa a debate oral y público.

Temas en esta nota: